La lactancia materna también cuida del medio ambiente

Si bien estamos habituados a escuchar sobre los beneficios de la lactancia materna para la salud tanto de la madre como del hijo, poco se comenta sobre los beneficios que el amamantamiento aporta al medio ambiente.

Fue en la Semana Mundial de la Lactancia Materna de 1997 cuando comenzamos a conocer más sobre este tema. En aquella ocasión, el emblema elegido fue “Lactancia materna, un recurso natural”. Precisamente ser un recurso natural es lo que convierte a la lactancia materna en una forma de alimentación absolutamente respetuosa con el entorno. Os detallamos 8 motivos por los que la lactancia materna cuida del medio ambiente:

1. La leche materna procede de la madre por lo que es un recurso inherente al cuerpo de la mujer. Esto le convierte en un alimento seguro y renovable.

2. Además, la lactancia materna no genera desperdicios porque es el propio pecho de la madre el encargado de la producción. La fabricación de leche artificial, en cambio, genera residuos, mayor gasto de agua y electricidad y mayor cantidad de metano atmosférico.

3. El envase es el pecho así que no necesitamos ningún tipo de recipiente específico, lo que ya de por sí reduce el impacto ambiental con la no fabricación de tetinas ni biberones.

4. Tampoco debe hacer distribución ni transporte, reduciendo con ello la contaminación atmosférica.

5. No hay que limpiar el envase materno más allá de la ducha habitual, por lo que se evita el empleo de agua, jabones específicos o productos de limpieza como ocurre en el caso de los biberones y tetinas.

6. La leche materna no necesita calentarse ya que viene de serie con la temperatura óptima por lo que ahorramos energía.

7. También se habla de un menor consumo de medicamentos. ¿Por qué? Pues porque la lactancia materna es ya un beneficio en sí mismo para la salud poblacional. Más salud, menos enfermedades y, por tanto, menos medicamentos se fabrican y consumen.

8. Y, por último, la amenorrea que produce la lactancia materna como agente que facilita un mayor respeto por la ecología. ¿Cómo? Pues muy sencillo. La regla, por lo general, aparece mucho más tarde en madres que amamantan. Incluso pueden pasar años. Esto repercute directamente en e medio ambiente a través de un menor consumo de compresas, salvaslips y tampones.

¿Se os ocurren más motivos por los que la lactancia materna respeta el medio ambiente?

Deja un comentario