10 gestos para una crianza más sostenible

Según datos de la ONU, para el año 2050 necesitaremos tres planetas para mantener nuestro ritmo de consumo actual. ¡Y solo tenemos uno! Para evitar llegar a un escenario tan catastrófico es necesario que cambiemos nuestros hábitos de consumo. Y como siempre hay que empezar por algo, hoy os ofrecemos 10 gestos para llevar a cabo una crianza más sostenible. Por el bien de nuestros hijos, pero también por el bien del mundo que vamos a dejarles.

1. Como ya explicamos en un post de este blog, la lactancia materna también cuida del medio ambiente, entre otras cosas generando menos desperdicios, ahorrando en envases y evitando la contaminación que genera la distribución de las leches artificiales. Así que si puedes y quieres, apuesta por la lactancia materna.

2. Futuros padres, no os volváis locos comprando artilugios para vuestros hijos, no os creéis necesidades que no existen. Vuestros hijos solo os necesitan a vosotros. Menos siempre es más.

3. Invertid en pañales de tela o en pañales desechables como los nuestros. En Pañales Pingo producimos nuestros productos con un ojo puesto en la salud de vuestros peques. Y el otro en el medio ambiente. Así lo avalan nuestros sellos de calidad.

4. Limpiad el culete de vuestros peques con agua y jabón. Y si lo hacéis con toallitas, apostad por marcas como la nuestra. Toallitas sin perfumes, ni químicos nocivos, y 100% biodegradables.

5. En Navidades y cumpleaños intentad no caer en la vorágine de regalos a la que nos empuja el mundo. Los niños no necesitan decenas de regalos para ser felices.

Según datos de la ONU, para el año 2050 necesitaremos tres planetas para mantener nuestro ritmo de consumo actual. 

6. Alimentad a vuestros hijos con productos frescos, de temporada y de cercanía. De esta forma evitaremos la contaminación que produce la distribución. Y, si además cogemos el hábito de llevar bolsas de tela, también ahorraremos en bolsas y envases de plástico.

7. En jabones y otros productos de cosmética infantil, apostad por marcas ecológicas que en la composición de sus productos solo utilizan materias extraídas de la naturaleza. Un ejemplo de ello es Weleda. Os recordamos que hemos colaborado con ella en la nueva edición de su set Bienvenido bebé

8. Comprad ropa hecha con materiales sostenibles y ecológicos, cuyas marcas no explotan ni a las personas que las fabrican ni al medio ambiente. En la ropa, también, menos es más. Y mucho mejor para todos.

9. Aprendamos a vivir no pensando en lo que no tenemos, sino disfrutando de lo que sí tenemos.

10. Y, sobre todo y ante todo, educad en el ejemplo. Y es que no hay mejor lección de vida para nuestros hijos que la que les ofrecemos siendo ejemplo y cuidando el planeta con nuestras pequeñas acciones diarias.

Deja un comentario