¿Cuántas horas seguidas puede usarse un pañal ecológico?

Cuando una familia conoce los pañales Pingo, una de las principales dudas que debe solventar es cuántas horas seguidas puede usarse un pañal ecológico. Existe la idea preconcebida de que los pañales tradicionales son más absorbentes y resistentes, ya que se fabrican llevando a cabo una serie de procedimientos con la intervención de múltiples productos químicos (no siempre respetuosos ni con el bebé ni con el medio ambiente) que parece dotarlos de una calidad superior, en comparación con otros productos con un origen más natural y sostenible. Los productos ecológicos no son de peor calidad que los que no lo son. Tampoco son milagrosos y, como en todos los ámbitos, habrá productos eco muy buenos y otros de dudosa calidad. Pero si comparamos nuestros pañales Pingo con otros de la misma gama ¿cuál creéis que saldría victorioso? Hoy os vamos a contar algunos detalles que suelen inquietar a los padres y que los frena a la hora de dar el salto a los pañales ecológicos.

¿Los pañales ecológicos absorben menos que los tradicionales?

Rotundamente no. En Pingo tenemos pruebas realizadas en laboratorios independientes que certifican que nuestros pañales son un 25% más absorbentes que la siguiente marca de la competencia, que no es eco. ¿Te sorprende? Las múltiples capas de celulosa ecológica, procedente de plantaciones sostenibles, así como el uso de materiales absorbentes que no sean contaminantes ni peligrosos para los niños ni el planeta, dan como resultado un pañal que impresiona a las nuevas familias usuarias de Pingo. Lo que repercute directamente en el número de horas seguidas que puede usarse un pañal ecológico.

¿Los pañales ecológicos deben cambiarse con mayor frecuencia?

Tampoco es cierto. Los pañales tradicionales suelen prometer hasta 12 horas de uso manteniendo la piel completamente seca. Con Pingo esta franja es exactamente igual. En cualquier caso, los pañales deben cambiarse inmediatamente siempre que haya restos de casa, pero si sólo van acumulando orina, el cambio de pañal puede demorarse todo lo que sea necesario: hasta la mañana siguiente, si el niño ya duerme del tirón; hasta la vuelta a casa; hasta que por el propio peso del pañal el niño se sienta incómodo; o cuando a ojo veamos que ya no admitirá más cantidad de líquido. 12 o incluso 14 horas de uso son posibles sin que la piel se note húmeda.

¿Es normal que se note humedad fuera del pañal?

Cuando decimos que los pañales Pingo tienen una transpiración perfecta, no exageramos en absoluto. Lo normal es que los pañales no dejen traspasar la humedad hacia el exterior. Sin embargo, cuando nos acercamos a ese límite de horas (a partir de 10 horas de uso continuado) y en función de la cantidad de orina que haya ido expulsando el niño, puede que al realizar el cambio de pañal tengamos la sensación de que hay algo de humedad en la capa externa del pañal, o incluso que se haya humedecido algo la ropa interior sin que se haya producido una fuga evidente. Esto sucede muy puntualmente, cuando los pañales ecológicos y desechables llegan a su máxima capacidad. Justo esa permeabilidad, que facilita la transpiración durante todo su uso, permite la salida al exterior de la orina que ya no es capaz de retener. Es decir, es un fenómeno que puede producirse en casos extremos, pero que podéis experimentar al alargar demasiado el uso de un mismo pañal.

¿Por qué huele más la caca al usar un pañal ecológico?

Oler la caca no es algo de gusto para nadie, ni siquiera aunque sea la de tu bebé. Las familias que se decantan por los pañales ecológicos pueden percatarse de que este olor se hace más evidente. De hecho, en cuanto el niño defeca se puede notar en el ambiente al instante. La intuición nos lleva a creer que son mejores los pañales tradicionales, que enmascaran el olor de la caca durante ¿muchas horas? Lo natural es que la caca huela al salir del cuerpo humano. Esto es así para toda la especie. Esa contención del olor que logran algunas marcas, se consigue de forma artificial mediante el uso de productos químicos utilizados en la fabricación de los pañales, y de capas plásticas que mantienen atrapado el olor en el interior del pañal. Podría considerarse una ventaja si no fuera porque, por un lado, muchos de esos químicos son tóxicos para los bebés, y su uso no debería estar justificado simplemente por su función de absorbe olores. Por otro, si el olor no es capaz de salir al exterior ¿cómo va a renovarse el aire dentro del pañal? Algo extremadamente necesario para que se produzca una correcta ventilación de la zona, a fin de prevenir humedades, irritaciones, dermatitis del pañal… De hecho, si lo pensamos fríamente, es una suerte saber que tu hijo acaba de hacerse caca justo en este momento, porque así puedes proceder al cambio del pañal sin demora. ¿Cuántas veces, usando pañales tradicionales, no has olido nada y te has percatado de que la caca lleva esperando dentro del pañal durante horas y que ha irritado mucho la piel del niño?

Resumiendo, un buen pañal ecológico os dará igual o mejor resultado que un pañal tradicional. Y eso sin tener en cuenta las ventajas extra de no contener químicos tóxicos, contar con certificaciones ecológicas y ser aptos para las pieles más sensibles. Animaos a darles una oportunidad y veréis cómo cambia vuestro punto de vista acerca de los productos eco.

Deja un comentario