¿Pañales ecológicos suaves o con tacto de plástico?

La industria de los pañales ha completado un largo recorrido desde los inicios de este invento dentro del mundo de los cuidados infantiles. Desde los primeros pañales exclusivamente de tela y con nada de absorbente, pasando por una especie de compresas sujetas por una envoltura completamente plásticas, hasta llegar a la fabricación masiva de los pañales tradicionales, que mezclan capas de celulosa con otras plásticas para evitar fugas. Transcurrieron muchos años hasta que la preocupación por la contaminación causada por la fabricación y la gestión residual de los pañales, provocó la búsqueda de alternativas más respetuosas con el medio ambiente. Así surgieron los pañales ecológicos suaves como Pingo y también la vuelta a los pañales reutilizables de tela, mejor elaborados y con resultados más efectivos que sus predecesores. Sin embargo, hay características de un pañal que las familias valoran especialmente y, en los últimos años, los pañales ecológicos suaves, que no tienen un tacto de plástico, se han hecho muy populares pero ¿son todos los pañales iguales?

La nueva capa externa de pañales Pingo

Lo cierto es que aunque a priori esa suavidad la asociamos rápidamente con una mayor cantidad de celulosa, y por tanto, con un pañal fabricado con más elementos naturales, esto puede inducir a error a las familias. Existen pañales con un tacto a plástico antiguo que no gusta nada en estos días y, sin embargo, están fabricados a partir de bioplásticos procedentes de diversos cereales. El resultado puede no ser el más atractivo ni agradable pero implican un desafío para aunar una producción ecológica con un producto de un solo uso que permita la máxima comodidad. Los nuevos pañales Pingo, que se han puesto a la venta en 2020, han introducido diversas modificaciones en su capa externa. Efectivamente, hemos logrado un material más suave que el anterior, menos rígido y fabricado con un 85% de recursos de origen renovable.

¿Es Pingo el pañal más suave del mercado?

A pesar de que en esta apreciación hay que tener en cuenta la propia sensibilidad de cada persona, existen pañales cuya capa externa resulta más delicada al tacto, pero ¿son más respetuosas con la piel del bebé? ¿Qué ingredientes componen esos pañales? ¿Cómo se consigue ese extra de suavidad? Aunque parezca difícil de creer, existen diferentes tipos de compuesto plásticos que logran hacer que un pañal tenga un tacto similar a la tela.  Al tacto, son delicados y ni remotamente pensaríamos que se tratan de simples plásticos. En realidad, no es algo tan difícil de comprender si tenemos en cuenta la cantidad de prendas de vestir completamente artificiales que usamos a diario. Pues lo mismo ocurre con los pañales: plásticos que imitan al tejido, pero que en realidad no permiten una buena transpiración de la piel del bebé, lo que puede favorecer la irritación de la zona genital.

¿Elegir por la suavidad o valorar otros aspectos el pañal?

En Pingo apostamos por la máxima calidad pero sin dejar de lado nuestra filosofía #sintóxicos. Trabajamos para innovar con ingredientes cada vez más naturales, logrando unos excelentes pañales ecológicos suaves, pero no a cualquier precio. Especialmente pensados para las pieles más sensibles, con un interior de celulosa 100% de origen sostenible certificado,invertimos esfuerzos en huir de los compuestos químicos tóxicos, como lo avala el Standard 100 de OEKO-Tex obtenido en 2019. Por este motivo, y teniendo en cuenta que el interior es la única zona del pañal que está en contacto directo con la piel del bebé, estamos desarrollando diferentes tecnologías para mejorar el tacto y el aislamiento de la capa externa del pañal, pero sin contradecir nuestra filosofía de respeto al medio ambiente. Valoramos muchísimo la practicidad de un pañal desechable, y por eso hemos centrado nuestra fabricación en mejorar el proceso ecológico de producción de los pañales y toallitas Pingo. Sin embargo, una vez satisfechas las necesidades de confort del bebé ¿qué sentido tiene perjudicar el planeta por conseguir una falsa sensación de suavidad a base de materias primas no sostenibles?

A la hora de decidirnos por la elección de unos pañales ecológicos suaves, hay que tener en cuenta que muchos de los pañales reutilizables de tela cuentan con una capa plástica exterior para aislar la parte absorbente del pañal, igualmente contaminante. ¿Lo sabías? ¿Qué es lo que más valoráis de un pañal ecológico?

Deja un comentario