Pañales de tela o ecológicos desechables. ¿Cuáles cuidan mejor del medioambiente?

En Pingo solemos decir que todos los pañales ecológicos no son iguales. Tampoco son iguales a los pañales tradicionales y claramente son diferentes de los pañales de tela. Sin embargo, cuando las familias empiezan a preocuparse por el medio ambiente, además de por ofrecer la mejor alternativa a su bebé, hay una duda generalizada que permite tomar múltiples alternativas. Y es que a día de hoy, los padres no están seguros acerca de si son mejores los pañales de tela o los ecológicos desechables para tener un menor impacto medioambiental. ¿Tú tienes clara tu postura?

El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona analizaba recientemente que la elección no resulta tan sencilla, puesto que ambas opciones tienen características más beneficiosas para el medio ambiente que el pañal contrario, pero otras perjudiciales. También hay familias que alternan ambos modelos, puesto que los pañales de tela resultan más incómodos en caso de salidas fuera de casa, al tener que cargar con los ya utilizados durante horas.

Para tu bebé ¿son mejores los pañales de tela o los ecológicos desechables?

Sin pensarlo mucho, todos diríamos que los de tela. Fabricados con tejidos, más suaves, supuestamente sometidos a menos tratamientos químicos, e incluso con una estética muy valorada por las familias, quienes también aprecian el ahorro económico de estos productos, que se pueden lavar y reutilizar durante años, sin necesidad de realizar una nueva inversión. Sin embargo, los pañales de tela son menos absorbentes que los pañales ecológicos desechables, lo que puede jugar en contra del bienestar del bebé. O se realiza el cambio de pañal con mayor frecuencia, o la zona genital del niño estará en contacto con la orina y la caca durante demasiado tiempo. Al no absorber tanto como los desechables, la piel permanece húmeda, no se ventila correctamente y el riesgo de irritaciones es mayor. Con los pañales ecológicos desechables, tu bebé puede permanecer perfectamente seco hasta 12 horas, lo que elimina este riesgo, ahorra en el uso de pañales y supone un extra de comodidad para las familias. Curiosamente, hay familias que recurren a los pañales de tela para evitar problemas como la dermatitis del pañal, y se sorprenden cuando el resultado no es el esperado. Los pañales ecológicos desechables suelen superar a los de tela en la perfección del ajuste al cuerpo de cada bebé. Son menos rígidos, más flexibles, con múltiples posibilidades de cierre, lo que redunda en una mayor comodidad. Además, permiten cambiar de talla al instante, sin el riesgo de comprar demasiadas unidades que se queden pequeñas antes de lo previsto.

¿Qué pañales tienen un impacto menor en el medioambiente?

Esta cuestión tampoco tiene una respuesta sencilla. Si pensamos en pañales de tela y en los tradicionales, con múltiples capas de plástico, la opción parece bastante clara. Pero ¿qué ocurre cuando la producción de los pañales de tela no es tan ecológica como parece? Muchas marcas siguen utilizando principalmente la pulpa de madera, que lleva a la tala indiscriminada de árboles. También hacen una gran apuesta por los diseños coloridos, con lo perjudiciales que son los tintes químicos para el ecosistema. Al final, la apariencia es la de un pañal más respetuoso por ser reutilizable pero ¿qué pasos ha seguido cada marca para llegar a su producto final? ¿Uso de tintes tóxicos? ¿Blanqueamiento con cloro? ¿Forros externos plastificados? ¿Uso de gomas elásticas no biodegradables? ¿Velcros? A lo que hay que añadir el gasto de agua, detergente y electricidad en cada lavado. Por otra parte, los pañales ecológicos desechables innovan para lograr productos cada vez más verdes. Nosotros sólo podemos hablaros del proceso de fabricación de los pañales Pingo y en 2020 hemos conseguido que el 85% de la capa externa de nuestros pañales procedan de recursos renovables, así como disminuir un 14% más nuestra huella de carbono que en años anteriores. Contamos con certificaciones ecológicas y dermatológicas, que facilitan a los padres la elección de los productos más seguros para sus bebés, pero también más cuidadosos con el planeta. Sellos que también se pueden buscar en los pañales de tela, a fin de tomar la decisión más informada posible.

¿Tuviste clara la opción que preferías para tu bebé desde antes del nacimiento? ¿O no acertaste a la primera y acabaste probando otras alternativas? 

Una respuesta a «Pañales de tela o ecológicos desechables. ¿Cuáles cuidan mejor del medioambiente?»

  1. Yo con mi hijo mayor usé pañales de tela natural, sintética, desechables eco y no eco. Fue una niño con muchos problemas de piel y TODAS las opciones le iban mal.
    Con la pequeña hemos usado de tela desde que tenía 10 días. Antes usamos Pingo. No tuvimos ni tenemos problemas con ninguno.
    En este artículo en particular se hacen una serie de afirmaciones que no son del todo correctas. Los pañales de tela, normalmente, son de algodón orgánico y no llevan blanqueantes (y se nota mucho en el color), muchos son de bambú que es un material natural que consume pocos recursos en su producción, al igual que el cáñamo. Los cobertores puedes ser plastificados, sí, pero también pueden no serlo pues también los hay de lana.
    Se afirma que la piel del bebé con un pañal de tela está muy mojada, pero si usas forros no es así. Con los pañales desechables de todas las marcas que he probado, cuando hay pipí y lo toco con la mano está húmedo, y el forro del de tela está incluso más seco. No obstante, yo prefiero cambiar pañales más a menudo sean del tipo que sean para garantizar el mayor confort. Si yo usase pañal querría que así fuese.
    Tengo un estudio que se hizo sobre qué es más eco, si los desechables o los de tela (lavados a mucha temperatura y secados en secadora), y el resultado fue bastante parejo. En mi caso los seco al aire y además los he usado con dos hijos, así que puedo afirmar con total seguridad que el impacto ambiental en mi hogar ha sido menor que si usásemos desechables.

Deja un comentario