La diferencia entre pañales ecológicos y biodegradables

Recibimos muchas consultas acerca de si Pingo es una marca de pañales ecológicos y biodegradables. Actualmente, aumenta la inquietud y la preocupación por el cuidado del medioambiente, pero queda claro que aún existe mucha confusión a la hora de diferenciar los términos ecológicos, bio, biodegradable, sostenible… Los pañales Pingo son ecológicos y desechables pero no son 100% biodegradables. Es más, hoy por hoy no existe en España ningún pañal de usar y tirar que sea totalmente biodegradable, si bien el marketing promocional, y el desconocimiento de lo que implican exactamente estas denominaciones, produce errores de entendimiento y en ocasiones las familias optan por realizar compras que resultan no ser lo que ellas pensaban. 

En Pingo siempre hemos apostado por la transparencia. En los envases de nuestros pañales ecológicos desechables y toallitas incluimos todos los ingredientes que componen cada producto. En España no existe una normativa que obligue a los fabricantes de productos de higiene para bebés a ser tan explícitos, lo que acaba por confundir al comprador final. Si comparas un pañal como Pingo, con una lista de numerosos ingredientes, con otros menos ecológico pero que solo declaran estar fabricados de celulosa y poco más ¿cuál elegirías sin tener que hacer un estudio en profundidad? Para facilitar esta decisión, en Pingo contamos con 4 certificaciones ecológicas y un sello dermatológico que garantiza nuestra calidad como producto sin tóxicos, ecológico y dermatológicamente testado de una forma muy visual pero ¿qué hay de la biodegradabilidad de los pañales para bebés?

¿Son ecológicos los pañales Pingo?

Rotundamente sí. Están elaborados con celulosa procedente de campos de cultivo sostenible y certificada como tal por el sello FSC. Además, están totalmente libres de cloro, no se ha utilizado ningún tipo de sustancia tóxica en su fabricación, y no presentan entre sus ingredientes productos potencialmente peligrosos para los bebés como los parabenos, ftalatos, perfumes, dioxinas y decenas de químicos más. Otro punto que garantiza la preocupación de Pingo por la ecología viene determinado por el modo de producción, cuyo objetivo es reducir el impacto medioambiental con programas para rebajar las emisiones de CO2, compensando las que se producen con programas de recuperación ecológica. Completamos nuestro modo de fabricación respetuoso con el medioambiente con la elección de packagings elaborados a partir de materiales reciclados y reciclables, así como controlando la distribución a los puntos de venta de la forma más ecológica posible. Por todo esto, los pañales Pingo son ecológicos pero ¿biodegradables?

¿Qué diferencia hay entre los pañales ecológicos y biodegradables?

Como hemos explicado hasta ahora, los pañales Pingo son ecológicos por su estilo de fabricación y su preocupación a la hora de gestionar los residuos tras su uso. Sin embargo, no son pañales ecológicos y biodegradables, un concepto que a día de hoy no existe en España, pese a que la publicidad dé pie a pensar lo contrario. Podríamos decir que la celulosa de nuestros pañales es 100% biodegradable, lo cual es cierto y además es el componente principal de nuestros productos, pero ¿qué ocurre con el resto  de elementos que componen el pañal? Pues que pueden ser biodegradables en mayor o menor medida, hasta un 85% en algunos casos, pero no lo son al 100% por lo que siendo sinceros, no podemos promocionarnos como tal. Por ejemplo, las gomas elásticas que permiten el ajuste de los pañales desechables (y de los de tela también) alrededor de las piernas del bebé, no son biodegradables. Lo mismo ocurre con los velcros para el cierre de cualquier producto. El velcro no es un material biodegradable. Además, en Pingo trabajamos para que las capas superior y exterior de nuestros pañales sean cada vez más sostenibles y generen menos residuos, pero actualmente no son 100% biodegradables tampoco.

Cuando recibimos este tipo de consultas, respondemos con total sinceridad y animamos a nuestras familias a contactar también con otras marcas de pañales “biodegradables”, a fin de que tengan información de primera mano para poder contrastar y elegir la marca que más confianza les merezca. En Pingo seguimos trabajando cada día para conseguir el mejor pañal ecológico desechable, tanto para los bebés como para la preservación del planeta. Mientras tanto, nuestros pañales y toallitas deben desecharse como residuos normales, en el contenedor gris, a menos que la normativa municipal indique lo contrario. No son biodegradables y por tanto no pueden desecharse junto a los residuos orgánicos.

¿Alguna vez has sentido confusión respecto a estos términos? ¿Has comprado pañales que pensabas que eran realmente biodegradables y has descubierto después que no lo eran?

Deja un comentario