Recicla los envases de Pingo y haz juguetes con ellos

En Pingo controlamos todo el proceso de producción de nuestros pañales ecológicos desechables y toallitas, empezando por la obtención de materias primas de origen sostenible y finalizando en su comercialización en envases de materiales reciclados y reciclables, ya sean de bioplástico o de cartón. Sin embargo, existe un paso previo a su gestión como residuos reutilizables que sólo las familias con niños apreciarán de una forma tan especial como nosotros: su uso como mobiliario para ordenar y como juguetes DiY. Con la proliferación de creatividad en distintas redes sociales, las ideas de algunas personas para seguir alargando la vida útil de los paquetes de toallitas y las cajas de pañales parece no conocer límites. Hoy queremos mostraros algunas de las propuestas más originales y espectaculares que hemos ido viendo a lo largo de los últimos años en internet.

Recicla los envases de Pingo. Otros usos para las tapas de los paquetes de toallitas

Los bebés de pocos meses ya sabemos que disfrutan simplemente estrujando los paquetes de toallitas vacíos y deleitándose con el crujido que produce la bolsa. Es uno de esos entretenimientos gratuitos que fascinan a los niños y asombran a los padres. Pero más allá de este deleite sensorial, hemos visto todo tipo de manualidades realizadas utilizando como elemento principal las tapas de los paquetes de toallitas. Desde reconvertirlas en cubiertas protectoras para enchufes, hasta pequeños joyeros de viaje o espejos para el bolso. Pero centrándonos en el mundo infantil, la opción que más nos ha gustado es esta de utilizarlas para convertirlas en ventanas y esconder tras ellas todo tipo de objetos: imágenes para jugar a una especie de memory infantil; fotografías familiares; un calendario de adviento, o fondos de diferentes texturas para convertir la sorpresa oculta tras la tapa en un juego sensorial.

Estanterías y opciones de almacenaje increíbles

Sólo con cajas de cartón, algún tipo de adhesivo y restos de tela o de papel decorado ¡la creatividad puede ser maravillosa! Esta es la base de muchas opciones de muebles que se pueden hacer a partir de nuestras cajas de pañales. La primera idea es convertirlas en cajas de almacenaje. Nuestro cartón es muy resistente, no pierde su forma con facilidad y soporta el trote del transporte y las arremetidas de los niños. Pero si además se forra con papel decorado o con tela, puedes utilizarlas como cajas para ordenar y guardar todo tipo de cosas durante muchos años. Simplemente necesitas un poco de paciencia y los resultados pueden ser verdaderamente profesionales. Para los más manitas, si una simple caja de almacenaje te parece poco desafío ¡Mira estas otras opciones de muebles completos! Desde estanterías completas y de varias alturas, fabricadas a partir de cajas de cartón unidas entre sí, a módulos divisores para armarios, zapateros, comodas, estantes de pared, librerías, revisteros. ¡Cientos de posibilidades! Además, con la pintura adecuada puedes lograr cualquier tipo de efecto, incluso que parezcan de madera.

Juguetes con cajas de cartón ¡nuestros preferidos!

La diversión de los más peques de la casa es una de las cosas que más valoramos en Pingo. Sabemos que arrastrar nuestras cajas, e incluso simplemente meterse dentro de ellas cuando aún son muy pequeñitos, son aficiones que parecen tener de forma innata. Sin embargo, a medida que van creciendo, las cajas de pañales Pingo pueden convertirse en juguetes mucho más elaborados. Desde escenarios para desarrollar la acción de sus historias hasta cobrar vida como pequeños electrodomésticos de cartón, microondas, televisores, lavadoras, neveras. ¡Puedes recrear una cocina entera mirando algunas de estas ideas para reciclar cajas! Casitas de muñecas, armarios de juguete, cunas, camas, túneles, circuitos de coches… Las opciones son infinitas. Como en el caso anterior, se pueden conseguir diseños más elaborados al forrar los laterales de las cajas con papeles de colores o retales de tela que incluso podrían conjuntarse con el resto de la decoración infantil del dormitorio de los niños.

Si no tienes tiempo o habilidad suficiente para este tipo de creaciones, siempre podrás utilizarlas sin más como cajas para organizar el trastero o mejorar el interior de armarios que no sean visibles con frecuencia. Lo importante es que entre todos optimicemos el uso de estos envases que a veces tienen una vida demasiado corta. En cualquier caso, la apuesta por los materiales reciclados en los embalajes de Pingo deja patente nuestro firme compromiso por el cuidado del planeta. ¿Y tú? ¿Ya has buscado otros usos para nuestros envases?

Deja un comentario