fbpx

En 2011, Pingo surgió en Suiza como fabricante de pañales ecológicos y desechables. En 2013 llegaron a España, siendo acompañados de las toallitas ecológicas Pingo a partir de 2015. En 2020 la marca se renovó tanto a nivel corporativo como en su labor diaria por lograr productos de primera necesidad cada vez más ecológicos. Durante los primeros meses de este año, Pingo comenzó el cambio en el formato de los pañales y las toallitas, manteniendo los rigurosos estándares de calidad de siempre pero modificando el proceso de producción y la obtención de materias primas para reducir el impacto medioambiental. 

Hoy queremos explicarte cómo son los pañales Pingo y por qué realizamos a diario un ejercicio de transparencia, a fin de que las familias que eligen Pingo lo hagan plenamente convencidas y bien informadas cuando toman una decisión trascendental para la salud de su bebé y el cuidado del planeta. Actualmente, Pingo es el pañal ecológico número uno en ventas en España y ha conseguido hacerse un hueco como la primera alternativa ecológica a los pañales desechables tradicionales.

El mejor pañal ecológico y desechable

La máxima de Pingo siempre ha sido ofrecer una opción cómoda para las familias pero de bajo impacto medioambiental. De cara a los bebés, Pingo es un pañal que se adapta perfectamente a su anatomía, con zonas elásticas que permiten la libertad de movimientos y un ajuste sin presiones. Al tacto son extremadamente suaves, tanto en el interior como en el exterior, y su diseño no tiene ningún tipo de tinta ni colores en contacto con la piel del bebé. Fabricados principalmente con celulosa de origen sostenible, están blanqueados con agua oxigenada y totalmente libres de cloro. Para el cierre no se usan cintas adhesivas sino velcros que se pueden pegar y despegar todas las veces que sea necesario. A simple vista parece un pañal normal, extra cómodo y con una capacidad de absorción un 25% mayor que la siguiente mejor marca del mercado, pero en su interior esconde muchas más propiedades que no resultan evidentes en un primer contacto.

Nuestra filosofía #sintóxicos

Al describir cómo son los pañales Pingo lo que más debemos resaltar es la total ausencia de elementos químicos tóxicos en cualquier grado de concentración. Los pañales Pingo no contienen perfumes ni lociones que puedan causar irritaciones, vaselina, parabenos, ftalatos, dioxinas, ni parabenos. Mencionamos sólo unos cuantos de los componentes que suelen formar parte de los pañales tradicionales que se venden en España, pero existen decenas de sustancias comprometidas para la salud de los niños que se eliminaron ya en los inicios de la fabricación de Pingo. Desde la renovación llevada a cabo a principios de 2020, la capa externa del pañal es aún más confortable al tacto y se fabrica con un 85% de materiales procedentes de fuentes renovables, disminuyendo además un 14% las emisiones de CO2 que realizábamos hasta la fecha y haciendo uso de energía certificada procedente exclusivamente del sol, el viento y el agua. 

Sellos y certificaciones que avalan la calidad de Pingo 

Ponemos a tu alcance toda la información relativa a los sellos y certificados ecológicos y dermatológicos que avalan la trayectoria de Pingo como empresa comprometida con la salud del bebé y con el cuidado del entorno. Desde el prestigioso OEKO-Tex Standard100, pasando por MyClimate, el certificado FSC para nuestra celulosa ecológica procedente de cultivos sostenibles, el uso de energías limpias que avala NaturemadeStar y la seguridad dermatológica que garantiza Original Dermatest Excellent.  Nuestro trabajo en pos de la máxima sostenibilidad de nuestros productos hace que cuidemos el proceso de producción de pañales Pingo utilizando bioplásticos y plásticos reciclados y reciclables en las bolsa que contienen los pañales, así como cartón reciclado y reciclable en la caja en la que se distribuyen. 

Indicador de humedad en las tallas 1 y 2

Buscando siempre la comodidad y practicidad en el día a día de las familias, en 2020 también estrenamos el indicador de humedad en la talla 2. Aunque muchas familias querrían ver este elemento presente en todas las tallas de pañal, lo cierto es que es en esos primeros momentos de convivencia con un bebé cuando se hace más complicado calcular cuándo ha llegado el momento de sustituir el pañal usado por uno nuevo. En pocas semanas, los padres suelen dominar esta tarea por completo, por lo que el indicador de humedad deja de ser práctico. Ha estado presente desde siempre en la talla 1 de pañales Pingo y ha sido muy bien recibido como novedad en la talla 2.

Hemos tratado de hacer un resumen algo más extenso acerca de cómo son los pañales Pingo, qué características son las que marcan la diferencia respecto a otros fabricantes. Sin embargo, quedamos a tu disposición si necesitas cualquier tipo de información adicional que no encuentres en las fichas de nuestros productos o en sus envases. Estaremos encantados de ayudarte a tomar la mejor decisión para tu bebé y para nuestro ecosistema.