Donación de juguetes: el reciclaje feliz

Donación de juguetes: el reciclaje feliz

La donación de juguetes es una forma de ofrecer nuestra solidaridad y apoyo a las familias más desfavorecidas así como una forma estupenda de enseñar a los más pequeños a ser más solidarios y empáticos. Os contamos cómo, dónde y por qué donar juguetes.

Cada año llegan a nuestras casas un buen número de juguetes nuevos, la mayoría de ellos recibidos en dos momentos clave: los cumpleaños y las fiestas navideñas. Así que, según va pasando el tiempo, acumulamos cada vez más juguetes sin vida útil ya sea porque se ha pasado la edad de uso o porque los más pequeños se han aburrido de ellos. Para evitarlo podemos ofrecer nuestra solidaridad a quienes más lo necesitan a través de la donación de juguetes a la vez que realizamos un consumo previo más responsable.

“El niño tiene derecho al esparcimiento,al juego y a participar en las actividades artísticas y culturales.” Convención sobre los derechos del niño, 20 de noviembre de 1989

A la hora de donar un juguete se recomienda que tengamos en cuenta que no estén rotos o deteriorados (¿Le daríamos el juguete que vamos a donar anuestro hijo?), que no sean de tipo bélico o que fomenten la violencia, que no sean sexistas y que, preferiblemente, no sean eléctricos o necesiten pilas para funcionar. Lo ideal es implicar a nuestros hijos en la donación en todo momento: qué juguetes vamos a donar, por qué, dónde vamos a llevarlos, quién va a recibirlos…

Nuestro entorno, ONGs, centros escolares o las campañas de recogida de juguetes organizadas por diversas asociaciones y entidades públicas o privadas son un buen destino para que los juguetes que nuestros hijos no utilizan hagan felices a otros niños. Os contamos cuándo y dónde puedes donar los juguetes.

Familia y amigos

Los primeros puntos de recogida de juguetes de los que disponemos, y en los que muchas veces no caemos, son la familia, los amigos y los conocidos. Ofreciendo los juguetes que nuestros hijos ya no usan a nuestro entorno social y familiar les daremos una segunda oportunidad, fomentando con ello el reciclaje de bienes materiales y el consumo responsable.

La guardería o el colegio

La mayoría de centros escolares tienen un presupuesto limitado y son muchas las necesidades que pueden tener, entre ellas, la de juguetes que sustituyan a los que están en mal estado. Por ello, puede ser una buena idea preguntar en el centro escolar de nuestros hijos así como en otros centros de nuestro barrio si necesitan juguetes para los más pequeños.

ONG

En nuestro país existen multitud de organizaciones no gubernamentales enfocadas al bienestar de los niños más desfavorecidos o de aquellos aquejados de dolencias y enfermedades graves y que durante todo el año recogen juguetes como, por ejemplo:

Juegaterapia. Podemos alargar la vida de las consolas y de los videojuegos que nuestros hijos ya no utilizan donándolos a esta organización que se encarga de recogerlos y hacérselos llegar a los niños que están ingresados en las áreas de oncología infantil de los hospitales. El objetivo es que esos niños puedan llevar un poco mejor sus tratamientos y estancias en el hospital. Además, cada consola lleva una etiqueta con los datos de la persona que hace la donación de modo que el pequeño que recibe la consola puede mandarle un mensaje a su donante. En su web tenemos toda la información.

Bicis para la vida. La Asociación de Minusválidos de Pinto (AMP), Fundación Alberto Contador, Fundación Ananta y Fundación SEUR unen sus fuezas para no solo darle una segunda oportunidad a las bicis que ya no se usan (tanto para niños como para adultos desfavorecidos) sino también para ofrecer un trabajo formativo a personas con discapacidad intelectual arreglando las bicis que llegan hasta los puntos de regogida. En BicisParaLaVida.org disponéis de toda la información sobre el proyecto.

Campañas puntuales de recogida de juguetes

Diversas entidades, tanto públicas como privadas, organizan campañas puntales a lo largo del año de recogida de juguetes (normalmente previas a Navidad). Algunas de ellas:

Cruz Roja Española. Es una de las grandes conocidas en esto de la donación de juguetes. Llevan años organizando campañas de recogida ofreciendo más de 500 puntos de recogida. Piden juguetes nuevos, no bélicos y no sexistas. En su web podemos encontrar todos los datos que necesitamos para poder hacer la donación.

Ningún niño sin sonrisa. Desde esta asociación recogen cuentos, peluches, juegos y juguetes usados pero que estén en muy buen estado para repartirlos a partir del día 6 de enero. Solo recogen en su sede de la calle Hermosilla en Madrid. Durante el resto del año realizan actividades infantiles y familiares con el objetivo de sufragar los gastos que conlleva mantener la asociación. La info en su web.

Comparte y recicla. Una acción solidaria que tiene por objetivo la recogida de juguetes para su donación a diversas organizaciones. A través de ComparteYRecicla.com podemos saber cuándo, cómo y dónde podemos hacer la donación ya que suelen hacer las campañas de recogida unos meses antes de Navidad (normalmente junio y julio) para poder preparar con mimo los regalos para los niños.

Juguete solidario. Desde aquí recogen juguetes durante los meses de noviembre y diciembre y en colaboración con diversas asociaciones los hacen llegar a hospitales, centros escolares o asociaciones de padres. En JugueteSolidario.com nos dan varias vías de contacto para poder hacerles llegar nuestros juguetes.

Ayuntamientos. Algunos ayuntamientos de pueblos y ciudades españolas organizan campañas de recogida de juguetes trabajando de forma conjunta con alguna ONG. Podemos informarnos en la web del ayuntamiento de nuestra localidad para saber si realizan este tipo de acciones.

¿Tenéis alguna idea más acerca de la donación de juguetes? ¿Nos recomendáis alguna forma más de hacerles llegar a los niños desfavorecidos o enfermos un juguete?

8 ideas para disfrutar con los niños de una Navidad más ecológica

8 ideas para disfrutar con los niños de una Navidad más ecológica
En Navidad se produce un aumento desmedido del consumo, algo que tiene consecuencias directas en el medio ambiente debido a tres factores: mayor consumo de energía, mayor generación de residuos y mayor desperdicio de alimentos. Sin embargo, como consumidores está en nuestra mano cambiar las cosas y conseguir unas navidades más sostenibles a través de nuestros actos. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que en familia?

Conseguir unas fiestas navideñas más sostenibles es posible gracias a pequeños gestos por nuestra parte; gestos que, por pequeños que parezcan, se traducen en grandes beneficios para el medio ambiente. Además, si lo hacemos en familia conseguiremos transmitir a los más pequeños la importancia que tiene un consumo más responsable y menos materialista.

“Educar con el ejemplo no debería ser una forma de educar. Debería ser la única”. Albert Einstein

Y es que, el mayor aprendizaje que adquieren los niños es a través de la observación; lo que el psicólogo canadiense Albert Bandura llama «aprendizaje vicario». En este sentido, la familia es el primer contexto de socialización de los niños, y su mayor referente, por lo que educar con el ejemplo será fundamental para lograr que nuestros hijos tomen conciencia de la necesidad de cuidar el medio ambiente. O, lo que es lo mismo, si nosotros mismos no actuamos en consecuencia, ¿cómo vamos a pedirle a ellos que lo hagan? Vivir mejor reduciendo el consumo es posible. Así que recopilamos algunas ideas para conseguir una Navidad más ecológica junto a los niños y entre todos construir un mundo más sostenible. ¡Allá van!

Decoración respetuosa

La iluminación navideña supone un aumento del consumo de energía por lo que es un buen momento para reducir, e incluso eliminar, el uso de luces decorativas en nuestra decoración navideña. Podemos optar por otro tipo de adornos como, por ejemplo, aquellos elaborados con materiales reciclados fruto de manualidades que realicemos con los niños en casa. En el caso del árbol, debemos saber que si es artificial normalmente están elaborados con materiales no reciclables. Sin embargo, eligiendo uno de gran calidad conseguiremos que dure en el tiempo, asegurándonos así de disponer de un árbol para muchas navidades.

Regalos con cabeza

Los Reyes Magos y Papá Noel ponen el punto consumista de la Navidad, sin embargo, no se trata de acabar con esta tradición sino de plantearse un menor número de regalos así como, en la medida de lo posible, optar por regalos con conciencia ecológica y/o de utilidad. Los juguetes ecológicos son una buena opción porque suelen tener mayores valores educativos, funcionan sin pilas y normalmente cuentan con un embalaje mucho más respetuodo con el medio ambiente. Sin olvidar que el mejor regalo es siempre el tiempo compartido, el que se hace a mano o el que procede de cooperativas o mercados de segunda mano.

Menos residuos

Las compras navideñas mejor si las hacemos con nuestras propias bolsas, evitando en consumo de bolsas de plástico. En cuanto al envoltorio de los regalos hay muchas formas de darle después una segunda vida a través de actividades y manualidades con los más pequeños. Todo lo que podamos reutilizar, mejor que mejor, y nuestros hijos aprenderán a darle un mayor valor a las cosas.

Evitar el despilfarro de comida

Este es el principal reto de las celebraciones navideñas. Para poner fin al despilfarro de alimentos nada mejor que establecer un menú festivo con conciencia, teniendo en cuenta realmente cuáles son las necesidades de cada persona y sus gustos. En el caso de que sobre comida, siempre optar por congelar para poder consumir en otro momento pero nunca desperdiciar alimentos tirándolos a la basura. De esta forma fomentamos en los niños el consumo responsable.

Más vegetales, menos animales

Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, hortalizas, legumbres…) repercute directamente tanto en el medio ambiente como en nuestra salud. Por supuesto, mejor si son productos de temporada y locales. Los más pequeños de la casa pueden participar en la elaboración de las comidas o las cenas, implicándoles en la vida familiar y demostrándoles que ellos también son importantes a la vez que conocen lo que comen.

Empaquetados sostenibles

Los alimentos que compremos, tanto durante las fiestas como antes y después, mejor si no utilizan empaquetados innecesarios o elaborados con materiales no reciclables. Cuando esto es irremediable es buena idea ingeniar un segundo uso de esos empaquetados junto a los niños.

El reciclaje continúa en Navidad

Durante las fiestas el reciclaje continúa. No deberíamos relajarnos en este sentido ya que este momento es tan importante como el resto del año.

Elegir bien el medio de transporte

Reducir al máximo la utilización del coche y usar el transporte público debe ser nuestro objetivo todo el año pero especialmente en Navidad, unas fechas en las que se produce un aumento considerable de los desplazamientos tanto a nivel local como nacional.

Bonus extra: Pañales y toallitas con sentido

Hablando de ideas para conseguir una Navidad más ecológica no podemos dejar a un lado nuestros pañales y toallitas. Nuestros productos son ecológicos y libres de tóxicos. Son nuestro compromiso con los más pequeños.

¿Y a vosotros? ¿Se os ocurren más ideas para una Navidad más ecológica y sostenible?

¡Bienvenidos a nuestro blog!

¡Bienvenidos a nuestro blog!

De parte de todo el equipo que formamos parte de Pingo, os queremos dar las gracias por darnos la oportunidad de presentaros nuestra web y productos.

En el blog compartiremos contenidos de utilidad para familias sobre crianza, lactancia materna, alimentación, ecología, aprendizaje y ocio que esperamos os sean de interés y utilidad.

¿Nos acompañáis en nuestra aventura?