Gi Soroka: “Podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo”

Gi Soroka “Podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo”

En 2006, cuando su hija mayor todavía era la pequeña y única, Gi Soroka fundó el blog ‘Para el bebé’, una bitácora que poco tenía que ver en sus inicios con lo que es ahora. Casi 11 años y otros dos hijos después, el blog es una de las grandes referencias de internet, un lugar en el que buscar consejos e inspiración en la difícil tarea de la maternidad. Hablamos en nuestro blog con esta argentina “curiosa”, como ella misma se define, que desde hace 15 años reside en Barcelona.

¿Cómo surge la idea de crear un blog de maternidad?

Bueno, ‘Para el Bebé’ empezó como una wishlist de productos que me gustaban y como un refrito de artículos de mis autores favoritos de libros sobre maternidad y crianza. En 2006 era todo muy diferente y mucho ha cambiado mi blog desde entonces, pero básicamente la esencia sigue ahí.

¿Pensaste alguna vez que tanta gente seguiría tus posts y tu día a día en las redes sociales?

¡Nunca! en aquél entonces además tampoco existían las redes sociales, y recuerdo que otro blog personal que tengo lo saqué del buscador cuando superó las 500 visitas diarias. Al contrario de hoy en día ¡yo no quería que lo visitasen!. Con ‘Para el Bebé’ fue un boom en 2008 y, aunque ha tenido muchos altibajos, ahora estamos alrededor de las 150.000 visitas al mes. Es mucho, y eso me hace sentir orgullosa, pero también con algo de miedo escénico, quiero hacerlo bien, no hacer el ridículo, y seguir ofreciendo lo que la gente busca.

¿Qué es lo mejor que te ha aportado la aventura bloguera?

Amistades, sin duda. Pero además de las amistades me ha aportado experiencias que jamás habría vivido sin el blog: viajes, visitas, eventos, paseos, etc. Aunque insisto que he conocido gente muy interesante y linda que se ha hecho parte de mi vida, que ya es familia.

Has sido madre tres veces y con bastante diferencia: ¿Se vive cada nueva maternidad de una forma diferente?

Claro, y mucho más cuando los hijos se tienen en momentos tan diferentes de la vida como ha sido en mi caso: a los 23 años, a los 28 y a los 36. Tres etapas, tres maternidades, y tres hijos muy distintos. Me enseñan y enriquecen muchísimo.

En cierto modo, cuando llegan nuestros hijos, deseamos más que nunca un mundo mejor porque parece que nos concienciamos más que nunca del mundo en el que vivimos. ¿Crees que podemos transformarlo desde el cambio en nosotros mismos?

Nos hacemos conscientes de la muerte, y eso nos hace vivir de forma más intensa y valorar cada cosa. Yo creo que sí, que podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo. Con cada cosa que hacemos bien, aportamos un granito de arena, y si sumamos todos nuestros esfuerzos se podría llegar a mejorar mucho la situación actual. Lo que no me vale es el “yo no me levanto para ceder el asiento si nadie se levanta” o “lo de reciclar es mentira porque después lo mezclan todo” y esas cosas. No tenemos que hacerlo mal porque el de al lado también lo hace, con esa mentalidad mediocre no cambiamos el mundo.

¿Cómo crees que podemos fomentar en nuestras casas un consumo mucho más responsable y sostenible?

En casa intentamos hacerlo. Comemos poca carne, y siempre “ecológica”, reciclamos, compramos a artesanos, y re-usamos muchas cosas (la del medio heredó toda la ropa de la mayor). Creo que nos queda mucho por hacer, pero es un inicio.

«Al tener un hijo nos hacemos conscientes de la muerte, y eso nos hace vivir de forma más intensa»

Desde el mismo nacimiento, la lactancia materna ya es un recurso estupendo para cuidar el medio ambiente… ¿No crees?

Claro! no hay nada más ecológico que la lactancia materna.

A parte de la lactancia, ¿de qué otras formas crees que podemos llevar a cabo una crianza más respetuosa con el entorno a nivel ecológico?

Bueno, con pañales que no dañen el medio ambiente, re utilizando productos de puericultura, y educando a nuestros en el respeto por la vida.

Y, por último, ¿qué consejos le darías a unos padres recientes?

Me gustaría decirles que tienen todo lo que se tiene que tener para criar: AMOR.

La lactancia materna también cuida del medio ambiente

La lactancia materna también cuida del medio ambiente

Si bien estamos habituados a escuchar sobre los beneficios de la lactancia materna para la salud tanto de la madre como del hijo, poco se comenta sobre los beneficios que el amamantamiento aporta al medio ambiente.

Fue en la Semana Mundial de la Lactancia Materna de 1997 cuando comenzamos a conocer más sobre este tema. En aquella ocasión, el emblema elegido fue “Lactancia materna, un recurso natural”. Precisamente ser un recurso natural es lo que convierte a la lactancia materna en una forma de alimentación absolutamente respetuosa con el entorno. Os detallamos 8 motivos por los que la lactancia materna cuida del medio ambiente:

1. La leche materna procede de la madre por lo que es un recurso inherente al cuerpo de la mujer. Esto le convierte en un alimento seguro y renovable.

2. Además, la lactancia materna no genera desperdicios porque es el propio pecho de la madre el encargado de la producción. La fabricación de leche artificial, en cambio, genera residuos, mayor gasto de agua y electricidad y mayor cantidad de metano atmosférico.

3. El envase es el pecho así que no necesitamos ningún tipo de recipiente específico, lo que ya de por sí reduce el impacto ambiental con la no fabricación de tetinas ni biberones.

4. Tampoco debe hacer distribución ni transporte, reduciendo con ello la contaminación atmosférica.

5. No hay que limpiar el envase materno más allá de la ducha habitual, por lo que se evita el empleo de agua, jabones específicos o productos de limpieza como ocurre en el caso de los biberones y tetinas.

6. La leche materna no necesita calentarse ya que viene de serie con la temperatura óptima por lo que ahorramos energía.

7. También se habla de un menor consumo de medicamentos. ¿Por qué? Pues porque la lactancia materna es ya un beneficio en sí mismo para la salud poblacional. Más salud, menos enfermedades y, por tanto, menos medicamentos se fabrican y consumen.

8. Y, por último, la amenorrea que produce la lactancia materna como agente que facilita un mayor respeto por la ecología. ¿Cómo? Pues muy sencillo. La regla, por lo general, aparece mucho más tarde en madres que amamantan. Incluso pueden pasar años. Esto repercute directamente en e medio ambiente a través de un menor consumo de compresas, salvaslips y tampones.

¿Se os ocurren más motivos por los que la lactancia materna respeta el medio ambiente?

¿Qué significa que nuestros pañales estén totalmente libres de cloro?

¿Qué significa que nuestros pañales estén totalmente libres de cloro?

Pañales libres de cloro (TCF)

La celulosa de los pañales Pingo está totalmente libre de cloro (TCF en sus siglas en inglés). ¿Qué significa esto? Que en el tratamiento de la celulosa no utilizamos cloro en ninguna de sus formas, sino que el blanqueamiento se lleva a cabo mediante peróxido de hidrógeno (más conocido como agua oxigenada). ¿Por qué lo hacemos así? Pues por una sencilla razón: en Pañales Pingo estamos concienciados con el medio ambiente y con una producción sostenible y no hay procedimiento en la actualidad para tratar la celulosa más respetuoso con el medio ambiente que el que se consigue con el agua oxigenada, ya que evita la difusión de toxinas.

Gracias al agua oxigenada, reduciendo las emisiones y garantizando el menor impacto medioambiental en el proceso, podemos destruir las bacterias presentes en el algodón a la vez que purificamos y blanqueamos la materia prima. El resultado, que es el que disfrutan los bebés que utilizan nuestros pañales, es una celulosa mucho más resistente, con una capacidad de absorción (testada en laboratorio) un 25% superior a la que ofrece el mejor pañal de la competencia; y con una capacidad de aislamiento de la humedad hasta un 40% mayor que los pañales de otras marcas que compiten en nuestro rango de precios.

Diferencia entre Totalmente Libre de Cloro (TCF) y Libre de Cloro Elemental (EFC)

Algunas otras marcas de pañales que también se intentan posicionar en el segmento de los productos ecológicos utilizan como estrategia de marketing el distintivo que acredita que el tratamiento de su celulosa ha sido Libre de Cloro Elemental. La diferencia entre éste y el procedimiento que llevamos a cabo con la celulosa de nuestros pañales, no obstante, es grande e importante, ya que un producto Libre de Cloro Elemental sí que utiliza dióxido de cloro, por lo que aunque el impacto ambiental es menor, se siguen generando dioxinas.

Las dioxinas son compuestos químicos que se producen a partir de procesos de combustión que implican al cloro y son contaminantes ambientales persistentes, además de un elemento altamente tóxico para la salud humana.No en vano, son un reconocido agente cancerígeno y pueden provocar problemas de reproducción y desarrollo, afectar el sistema inmunitario o interferir con hormonas cuando alguien se expone a ellas en grandes concentraciones. Por regla general, su presencia en productos como los pañales es siempre testimonial y en pequeñas dosis, pero una de las características de las dioxinas es que se integran en las células grasas de los seres humanos y se quedan de forma permanente, por lo que cada vez que hacemos uso de estos productos vamos aumentando su presencia en nuestro organismo. Si tenemos en cuenta que nuestros bebés pasan 24 horas al día con sus pañales durante unos 30 meses de medio, estamos hablando de mucho tiempo de exposición y en contacto permanente con dioxinas.

¿Y queremos exponer a nuestros hijos a estos riesgos? ¿Queremos dejarles un mundo mejor? Si la respuesta a la primera pregunta es un “no” y a la segunda un “sí”, no lo dudéis y siempre que esté en vuestras manos comprad productos Totalmente Libres de Cloro.

¿Conocíais la diferencia entre TCF y EFC?

Quizás también te interese:

Por qué comprar pañales Pingo

Por qué comprar pañales Pingo

6 motivos para comprar pañales pingo

Se nos ocurren muchas razones para qué compréis nuestros pañales (son nuestros, qué os vamos a decir), pero hemos intentado sintetizarlas en seis que nos parecen fundamentales y por las que consideramos que comprar pañales Pingo tiene beneficios tanto para vuestros bebés como para vosotros, sus padres, así como de forma más genérica para el medio ambiente y la sociedad.

1. Sin tóxicos

En pañales Pingo garantizamos a nuestros clientes que la piel de sus hijos no entrará en contacto con ningún químico nocivo. Nuestros pañales están libres de perfumes, de PVC, de cloro, de ftalatos, de perturbadores endocrinos, de dioxinas… La prueba más fehaciente de ello es que pueden ser utilizados por niños con dermatitis atópica y por personas con sensibilidad química múltiple. Por eso, entre otras cosas, han sido reconocidos con el sello Orifginal Dermatest Excellence.

2. Comodidad

Nuestros pañales están diseñados para que el bebé sienta la mayor comodidad posible: son suaves, se adaptan al movimiento de los peques, sus fijaciones son flexibles, permiten la máxima transpiración de la piel y tienen protecciones contra las rozaduras. El diseño también facilita que no haya escapes, uno de los puntos que más destacan nuestros clientes en sus opiniones.

3. Libres de cloro

Porque los pañales Pingo están totalmente libres de cloro ya que la celulosa de nuestros pañales está tratada con agua oxigenada y oxígeno, y no con cloro o dióxido de cloro, como es habitual en el sector. De esta forma evitamos la liberación de químicos que acaban en el producto final, en contacto con los niños, y conseguimos también un proceso de producción mucho más limpio y con menos impacto en el medio ambiente.

4. Absorción mayor que otros pañales

Gracias al tratamiento que damos a la celulosa y que os comentábamos en el punto anterior los pañales Pingo tienen una capacidad de absorción total un 25% superior a la del mejor pañal de la competencia. También una capacidad de aislamiento de la humedad un 40% mayor. Los niños están secos mucho más tiempo.

5. Calidad ambiental

Porque nuestros pañales son los únicos del mercado con tres sellos de calidad ambiental. Por un lado el certificado FSC, que garantiza la gestión sostenible de los bosques; por otro el sello myclimate, por el que compensamos el impacto ambiental de la producción de nuestros pañales; y, por último, el certificado Naturmade Star, que avala que el 100% de la energía que utilizamos es renovable y de origen ecológico.

6. Fabricados en Suiza

Porque en una época en la que se externalizan las producciones a países en vías de desarrollo para abaratar costes, en Pingo producimos nuestros productos en Europa, concretamente en Suiza, un país avanzado en materia de derechos laborales y sociales. Esto es solo una selección de razones, pero se nos ocurren muchas más para comprar pañales Pingo. ¿Cuáles son las vuestras?

Donación de juguetes: el reciclaje feliz

Donación de juguetes: el reciclaje feliz

La donación de juguetes es una forma de ofrecer nuestra solidaridad y apoyo a las familias más desfavorecidas así como una forma estupenda de enseñar a los más pequeños a ser más solidarios y empáticos. Os contamos cómo, dónde y por qué donar juguetes.

Cada año llegan a nuestras casas un buen número de juguetes nuevos, la mayoría de ellos recibidos en dos momentos clave: los cumpleaños y las fiestas navideñas. Así que, según va pasando el tiempo, acumulamos cada vez más juguetes sin vida útil ya sea porque se ha pasado la edad de uso o porque los más pequeños se han aburrido de ellos. Para evitarlo podemos ofrecer nuestra solidaridad a quienes más lo necesitan a través de la donación de juguetes a la vez que realizamos un consumo previo más responsable.

“El niño tiene derecho al esparcimiento,al juego y a participar en las actividades artísticas y culturales.” Convención sobre los derechos del niño, 20 de noviembre de 1989

A la hora de donar un juguete se recomienda que tengamos en cuenta que no estén rotos o deteriorados (¿Le daríamos el juguete que vamos a donar anuestro hijo?), que no sean de tipo bélico o que fomenten la violencia, que no sean sexistas y que, preferiblemente, no sean eléctricos o necesiten pilas para funcionar. Lo ideal es implicar a nuestros hijos en la donación en todo momento: qué juguetes vamos a donar, por qué, dónde vamos a llevarlos, quién va a recibirlos…

Nuestro entorno, ONGs, centros escolares o las campañas de recogida de juguetes organizadas por diversas asociaciones y entidades públicas o privadas son un buen destino para que los juguetes que nuestros hijos no utilizan hagan felices a otros niños. Os contamos cuándo y dónde puedes donar los juguetes.

Familia y amigos

Los primeros puntos de recogida de juguetes de los que disponemos, y en los que muchas veces no caemos, son la familia, los amigos y los conocidos. Ofreciendo los juguetes que nuestros hijos ya no usan a nuestro entorno social y familiar les daremos una segunda oportunidad, fomentando con ello el reciclaje de bienes materiales y el consumo responsable.

La guardería o el colegio

La mayoría de centros escolares tienen un presupuesto limitado y son muchas las necesidades que pueden tener, entre ellas, la de juguetes que sustituyan a los que están en mal estado. Por ello, puede ser una buena idea preguntar en el centro escolar de nuestros hijos así como en otros centros de nuestro barrio si necesitan juguetes para los más pequeños.

ONG

En nuestro país existen multitud de organizaciones no gubernamentales enfocadas al bienestar de los niños más desfavorecidos o de aquellos aquejados de dolencias y enfermedades graves y que durante todo el año recogen juguetes como, por ejemplo:

Juegaterapia. Podemos alargar la vida de las consolas y de los videojuegos que nuestros hijos ya no utilizan donándolos a esta organización que se encarga de recogerlos y hacérselos llegar a los niños que están ingresados en las áreas de oncología infantil de los hospitales. El objetivo es que esos niños puedan llevar un poco mejor sus tratamientos y estancias en el hospital. Además, cada consola lleva una etiqueta con los datos de la persona que hace la donación de modo que el pequeño que recibe la consola puede mandarle un mensaje a su donante. En su web tenemos toda la información.

Bicis para la vida. La Asociación de Minusválidos de Pinto (AMP), Fundación Alberto Contador, Fundación Ananta y Fundación SEUR unen sus fuezas para no solo darle una segunda oportunidad a las bicis que ya no se usan (tanto para niños como para adultos desfavorecidos) sino también para ofrecer un trabajo formativo a personas con discapacidad intelectual arreglando las bicis que llegan hasta los puntos de regogida. En BicisParaLaVida.org disponéis de toda la información sobre el proyecto.

Campañas puntuales de recogida de juguetes

Diversas entidades, tanto públicas como privadas, organizan campañas puntales a lo largo del año de recogida de juguetes (normalmente previas a Navidad). Algunas de ellas:

Cruz Roja Española. Es una de las grandes conocidas en esto de la donación de juguetes. Llevan años organizando campañas de recogida ofreciendo más de 500 puntos de recogida. Piden juguetes nuevos, no bélicos y no sexistas. En su web podemos encontrar todos los datos que necesitamos para poder hacer la donación.

Ningún niño sin sonrisa. Desde esta asociación recogen cuentos, peluches, juegos y juguetes usados pero que estén en muy buen estado para repartirlos a partir del día 6 de enero. Solo recogen en su sede de la calle Hermosilla en Madrid. Durante el resto del año realizan actividades infantiles y familiares con el objetivo de sufragar los gastos que conlleva mantener la asociación. La info en su web.

Comparte y recicla. Una acción solidaria que tiene por objetivo la recogida de juguetes para su donación a diversas organizaciones. A través de ComparteYRecicla.com podemos saber cuándo, cómo y dónde podemos hacer la donación ya que suelen hacer las campañas de recogida unos meses antes de Navidad (normalmente junio y julio) para poder preparar con mimo los regalos para los niños.

Juguete solidario. Desde aquí recogen juguetes durante los meses de noviembre y diciembre y en colaboración con diversas asociaciones los hacen llegar a hospitales, centros escolares o asociaciones de padres. En JugueteSolidario.com nos dan varias vías de contacto para poder hacerles llegar nuestros juguetes.

Ayuntamientos. Algunos ayuntamientos de pueblos y ciudades españolas organizan campañas de recogida de juguetes trabajando de forma conjunta con alguna ONG. Podemos informarnos en la web del ayuntamiento de nuestra localidad para saber si realizan este tipo de acciones.

¿Tenéis alguna idea más acerca de la donación de juguetes? ¿Nos recomendáis alguna forma más de hacerles llegar a los niños desfavorecidos o enfermos un juguete?