Familias reales que recomiendan Pingo

Familias reales que recomiendan Pingo

En Pingo hemos descubierto que las nuevas familias que deciden darle una oportunidad a nuestra marca llegan principalmente mediante dos vías. El primer canal es el boca a boca tradicional entre amigos y familiares, porque quienes prueban nuestros pañales y toallitas descubren una calidad y unas características que superan ampliamente a los de los pañales tradicionales. No es fácil aunar las ventajas de un pañal ecológico con la comodidad de uno desechable, cuidando tanto del bebé como del medio ambiente, y las familias valoran muchísimo ambos aspectos de Pingo.

Sin embargo, hay familias que comparten sus experiencias relacionadas con la paternidad a título personal en sus blogs o perfiles particulares de redes sociales y su opiniones son el segundo canal informativo que utilizan las nuevas familias para conocer de primera mano la experiencia de otras casas en las que se usan habitualmente los pañales y toallitas Pingo. Continuar leyendo «Familias reales que recomiendan Pingo»

MySalus: “Tenemos que educar a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo”

MySalus: “Tenemos que educar a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo”

MySalus son la pediatra Ximena Carzolio y la enfermera Raquel Herraiz, pero también todas las profesionales que forman parte de un equipo multidisciplinar con un objetivo en común: ayudar a las madres a disfrutar de su maternidad. ¿Cómo? Asesorándoles y ofreciéndoles información en los primeros días tras el parto, seguramente uno de los momentos más importantes tras el nacimiento del bebé. Charlamos con ellas para conocer un poco más su proyecto y su apuesta por hacer del nuestro un mundo mejor. A las madres que recurren a sus servicios siempre les ofrecen Pañales Pingo y eso ya dice mucho de ellas, ¿verdad?

¿Cómo surge MySalus?

Surge de la experiencia vital como madres y profesionales, en este caso cómo pediatra y enfermera de pediatría respectivamente. Sobre todo a raíz de experimentar con nuestra maternidad y observar en otras madres el gran vacío asistencial de ayuda y apoyo con el que nos enfrentamos al llegar a casa con nuestro bebé.

Vuestros servicios están enfocados a mujeres que acaban de ser madres. ¿Es uno de los momentos vitales en que más ayuda se necesita?

Efectivamente, tras el cansancio arrastrado de los últimos meses de embarazo y el agotamiento físico y emocional tras el parto, se suman las múltiples dudas por el cuidado del bebé y la falta de sueño. Por ello tras la vuelta a casa es dónde más apoyo y ayuda necesitan las mamás.

¿Cuáles suelen ser las dudas más frecuentes de las madres recientes y primerizas?

Principalmente los cuidados básicos del bebé: cómo curar el cordón, cómo deben cortarle las uñitas, qué deben hacer para calmarlo… También muchas dudas sobre alimentación, tanto en lo referente a lactancia materna como artificial.

¿Cómo se siente una cuando ve que aporta a una madre la tranquilidad y la confianza que precisaba?

Es indescriptible la sensación, es el motor que nos impulsa a continuar y mejorar cada día más. Ver los rostros de las mamás cuando están desesperadas y llegas a su casa para ayudarlas y despejar sus dudas, las palabras de cariño y gratitud se repiten día a día en cada domicilio al que acudimos. Es lo mejor de nuestro trabajo, sin duda.

Cuando llegan nuestros hijos (y vosotras dos sois madres) deseamos más que nunca un mundo mejor porque parece que nos concienciamos más que nunca del mundo en el que vivimos. ¿Cómo intentáis cambiar el mundo desde vuestro proyecto emprendedor?

Creemos que aportamos una ayuda esencial cuando la madre más lo necesita. Una madre segura, confiada y tranquila tiene capacidad para cuidar y criar a sus bebés mejor que otra que no lo está. Por este motivo aportamos a la sociedad la contención y apoyo necesarios en un momento vital de la vida.

«Una madre segura, confiada y tranquila tiene capacidad para cuidar y criar a sus bebés mejor que otra que no lo está»

En ese sentido con vuestros clientes usáis nuestros pañales ecológicos: ¿Por qué os decidisteis por Pañales Pingo?

Los conocimos de forma casual en una feria de puericultura y decidimos probarlos. Nos convenció tanto la experiencia de uso que no dudamos en elegirlos para el cuidado de nuestros bebés. Además estamos ayudando al medio ambiente, por lo que son la mejor elección sin duda. Desde entonces los recomendamos y ayudamos activamente a su difusión para que lleguen a muchos más padres conscientes y consecuentes con un mundo más ecológico y sostenible.

También ayudáis con vuestros servicios a establecer la lactancia materna, que es en sí misma un recurso estupendo para cuidar el medio ambiente… ¿No creéis?

Por su puesto, la lactancia materna es el mejor recurso que tienen las mamás para alimentar a sus bebés, pero en ocasiones instaurarla no es sencillo y el asesoramiento profesional es básico para conseguirlo. Además, nada mejor que la leche producida por la madre tanto para la salud del bebé cómo para el ahorro económico, así como por el daño ambiental que supone la fabricación de la leche artificial y la posterior degradación de los componentes de la misma.

Y, a parte de con los pañales y la lactancia, ¿de qué otras formas pensáis que podemos llevar a cabo como padres una crianza más respetuosa con el entorno a nivel ecológico?

Educando a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo. Enseñándoles el valor de la naturaleza, los recursos que ofrece para disfrutar de ella en familia y con amigos. Respetando el entorno cada vez que la visitamos sin dejar ningún rastro de nuestro paso por ella. Limitar el uso de envases, embotellados y buscar alternativas con productos ecológicos que en la mayor parte de las ocasiones la hay, como en este caso con los pañales Pingo.

«La lactancia materna es el mejor recurso que tienen las mamás para alimentar a sus bebés, pero en ocasiones instaurarla no es sencillo y el asesoramiento profesional es básico para conseguirlo»

Y, por último, como expertas, no os podemos dejar de pedir que nos deis unos pequeños consejos para padres primerizos…

El principal consejo sin duda es PACIENCIA, entender que tener un hijo es un aprendizaje para todos los miembros de la familia, incluso para el bebé. No exigirse demasiado y no hacer caso a todas las opiniones que nos llegan sobre cómo debemos cuidar del recién nacido.

Por qué usar toallitas sin perfume

Por qué usar toallitas sin perfume

Vamos a empezar este post cambiando la pregunta. ¿Por qué perfumar el culito de los bebés? ¿Hacemos lo propio con el nuestro? ¿Nos perfumamos los adultos el culo cada vez que hacemos nuestras necesidades? La respuesta es un NO rotundo. Sin embargo, sí que lo hacemos con nuestros hijos. ¿Por qué? Bueno, parece obvio que el marketing también entra por el olfato y a los padres nos resulta mucho más agradable cambiar cacas si lo hacemos con una toallita que desprende un agradable perfume. La duda es si nos preguntamos de dónde viene ese perfume y que químicos se han utilizado para su elaboración. Químicos que, no olvidemos, ponemos en contacto con la piel de nuestros bebés.

Vaya por delante que lo mejor para limpiar a nuestros hijos, en todo caso, es usar agua y jabón. Pero como eso no siempre es posible y a veces, tanto en casa como especialmente cuando estamos fuera, necesitamos una solución urgente, las toallitas nos prestan a las mil maravillas ese servicio. ¿O no es verdad?

Mejor toallitas sin perfume

¿Por qué? Pues en primer lugar porque un perfume es algo que deberías evitar echar en la frágil piel de un bebé, en gran medida porque bajo el concepto fragancia o perfume no se obliga a las marcas a especificar cuáles han sido los químicos usados para su elaboración. Y sabemos que en muchos casos, por motivo de abaratamiento de costes, se utilizan sustancias que perfuman mucho, pero que son peligrosas para la salud.

Solo tenéis que coger unas toallitas perfumadas de cualquier marca y mirar en su composición. ¿Os suena la palabra parabenos? Algunos de estos productos, como especifica la OCU, están bajo sospecha por su capacidad para romper el equilibrio hormonal. Es más, algunos de ellos están prohibidos por la Unión Europea desde 2014. Aunque hoy les persigue su mala fama, aún es habitual encontrarlos en productos cosméticos, entre ellos las toallitas, por su función como conservantes. En algunos casos han sido sustituidos por el phenoxyethanol, que debido a sus propiedades alergénicas e irritantes en la Unión Europea solo se admite su uso como conservante en formulaciones cosméticas si la concentración no supera el 1%. Y podríamos seguir citando sustancias, muchas de ellas presentes en toallitas de forma habitual, como los ftalatos (considerados carcinogénicos), que están prohibidos expresamente en juguetes que puedan meterse en la boca; los emulsionantes PEG, también en el punto de mira por sus efectos sobre la salud a corto y largo plazo; o el bisfenol, un reconocido perturbador endocrino.

Mejor toallitas Pingo

Como decimos, no hay nada mejor que limpiar el culito de vuestros bebés con algo tan básico como agua y jabón, pero si no es posible, usad toallitas Pingo. ¿Por qué? Pues porque en la fabricación de las mismas no utilizamos parabenos, ni perfumes, ni colorantes, ni emulsionantes PEG, ni phenoxyethanol (que retiramos de nuestros productos en nuestra última formulación, también por el daño que hace al medio ambiente su producción). En cambio utilizamos productos naturales que sí respetan la piel, como el aloe vera, la camomila y el coco-glucoside, un jabón suave fabricado con frutas.

Y luego porque como es habitual en Pingo, queremos proteger el medio ambiente. Por eso nuestras toallitas están hechas a partir de celulosa certificada FSC, con un PH neutro para una mejor hidratación, y vienen en un embalaje de plástico totalmente reciclable. Ah, y las toallitas son 100% biodegradables.

Cuidamos la piel de tu hijo a la vez que cuidamos del medio ambiente.

Quizás también te interese:

Gi Soroka: “Podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo”

Gi Soroka “Podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo”

En 2006, cuando su hija mayor todavía era la pequeña y única, Gi Soroka fundó el blog ‘Para el bebé’, una bitácora que poco tenía que ver en sus inicios con lo que es ahora. Casi 11 años y otros dos hijos después, el blog es una de las grandes referencias de internet, un lugar en el que buscar consejos e inspiración en la difícil tarea de la maternidad. Hablamos en nuestro blog con esta argentina “curiosa”, como ella misma se define, que desde hace 15 años reside en Barcelona.

¿Cómo surge la idea de crear un blog de maternidad?

Bueno, ‘Para el Bebé’ empezó como una wishlist de productos que me gustaban y como un refrito de artículos de mis autores favoritos de libros sobre maternidad y crianza. En 2006 era todo muy diferente y mucho ha cambiado mi blog desde entonces, pero básicamente la esencia sigue ahí.

¿Pensaste alguna vez que tanta gente seguiría tus posts y tu día a día en las redes sociales?

¡Nunca! en aquél entonces además tampoco existían las redes sociales, y recuerdo que otro blog personal que tengo lo saqué del buscador cuando superó las 500 visitas diarias. Al contrario de hoy en día ¡yo no quería que lo visitasen!. Con ‘Para el Bebé’ fue un boom en 2008 y, aunque ha tenido muchos altibajos, ahora estamos alrededor de las 150.000 visitas al mes. Es mucho, y eso me hace sentir orgullosa, pero también con algo de miedo escénico, quiero hacerlo bien, no hacer el ridículo, y seguir ofreciendo lo que la gente busca.

¿Qué es lo mejor que te ha aportado la aventura bloguera?

Amistades, sin duda. Pero además de las amistades me ha aportado experiencias que jamás habría vivido sin el blog: viajes, visitas, eventos, paseos, etc. Aunque insisto que he conocido gente muy interesante y linda que se ha hecho parte de mi vida, que ya es familia.

Has sido madre tres veces y con bastante diferencia: ¿Se vive cada nueva maternidad de una forma diferente?

Claro, y mucho más cuando los hijos se tienen en momentos tan diferentes de la vida como ha sido en mi caso: a los 23 años, a los 28 y a los 36. Tres etapas, tres maternidades, y tres hijos muy distintos. Me enseñan y enriquecen muchísimo.

En cierto modo, cuando llegan nuestros hijos, deseamos más que nunca un mundo mejor porque parece que nos concienciamos más que nunca del mundo en el que vivimos. ¿Crees que podemos transformarlo desde el cambio en nosotros mismos?

Nos hacemos conscientes de la muerte, y eso nos hace vivir de forma más intensa y valorar cada cosa. Yo creo que sí, que podemos cambiar el mundo, pero tenemos que dejar de mirarnos el ombligo. Con cada cosa que hacemos bien, aportamos un granito de arena, y si sumamos todos nuestros esfuerzos se podría llegar a mejorar mucho la situación actual. Lo que no me vale es el “yo no me levanto para ceder el asiento si nadie se levanta” o “lo de reciclar es mentira porque después lo mezclan todo” y esas cosas. No tenemos que hacerlo mal porque el de al lado también lo hace, con esa mentalidad mediocre no cambiamos el mundo.

¿Cómo crees que podemos fomentar en nuestras casas un consumo mucho más responsable y sostenible?

En casa intentamos hacerlo. Comemos poca carne, y siempre “ecológica”, reciclamos, compramos a artesanos, y re-usamos muchas cosas (la del medio heredó toda la ropa de la mayor). Creo que nos queda mucho por hacer, pero es un inicio.

«Al tener un hijo nos hacemos conscientes de la muerte, y eso nos hace vivir de forma más intensa»

Desde el mismo nacimiento, la lactancia materna ya es un recurso estupendo para cuidar el medio ambiente… ¿No crees?

Claro! no hay nada más ecológico que la lactancia materna.

A parte de la lactancia, ¿de qué otras formas crees que podemos llevar a cabo una crianza más respetuosa con el entorno a nivel ecológico?

Bueno, con pañales que no dañen el medio ambiente, re utilizando productos de puericultura, y educando a nuestros en el respeto por la vida.

Y, por último, ¿qué consejos le darías a unos padres recientes?

Me gustaría decirles que tienen todo lo que se tiene que tener para criar: AMOR.