Nuevo certificado Standard 100 de OEKO-TEX para los pañales Pingo

certificado standard 100 de oeko-tex

certificado standard 100 de oeko-tex

En Pingo estamos de enhorabuena porque hace unas semanas se nos ha concedido el prestigioso sello de calidad Standard 100 de OEKO-TEX para nuestros pañales Pingo. Seguro que habéis visto este sello en muchas prendas de ropa, sobre todo dentro del mundo infantil. El Standard 100 de OEKO-TEX se obtiene tras someter un producto a una batería de pruebas con una verificación en laboratorios independientes, con resultados válidos a nivel mundial, para demostrar la calidad de artículos textiles, en bruto, en fase intermedia o ya fabricados para distribuir, o de los materiales individuales usados para su fabricación. Quizás os preguntaréis si los pañales ecológicos y desechables Pingo entran dentro de esta categoría de artículo textil, y lo cierto es que sí: se encuentran dentro de la Categoría I del Standard 100 de OEKO-TEX, en la que se recogen expresamente artículos para bebés y niños pequeños de hasta 3 años, como por ejemplo su ropa interior, peleles, ropa, ropa de cama, productos de tela de toalla, y también los pañales.

Continuar leyendo «Nuevo certificado Standard 100 de OEKO-TEX para los pañales Pingo»

Gracias a SEUR somos 100% Carbon Neutral, desde la fábrica hasta la puerta de tu casa

Gracias a SEUR somos 100% Carbon Neutral, desde la fábrica hasta la puerta de tu casa

En Pañales Pingo, como sabéis, tenemos un compromiso sin fisuras con la piel de vuestros hijos, pero también con el cuidado del medio ambiente. Por eso en la producción de nuestros pañales innovamos con técnicas como el blanqueamiento de la celulosa con agua oxigenada para evitar la difusión de dioxinas al medio ambiente; utilizamos celulosa certificada FSC para garantizar un uso sostenible de los bosques, y funcionamos con energía 100% renovable y de origen ecológico. Y por eso, como avala el certificado Myclimate, compensamos la huella de carbono generada por la producción de nuestros pañales apoyando proyectos ecológicos y sostenibles.

Por eso, también, buscamos partners que estén en sintonía con nuestra filosofía y nuestros principios. Y en el caso del transporte de nuestros pañales y toallitas no hemos encontrado mejor aliado en España que SEUR, que desde 2016 tiene en marcha el proyecto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) ‘Compromiso Carbon Neutral’. Un proyecto que nos permite afirmar, con orgullo, que en Pañales Pingo, y gracias también a SEUR, somos 100% Carbon Neutral, desde la producción en fábrica de nuestros pañales y toallitas hasta la entrega final de los productos en vuestras casas y comercios.

Por qué trabajamos con SEUR

Hemos hablado para este post con May López, responsable de RSC de SEUR, que nos ha contado los tres pilares sobre los que se asienta el proyecto ‘Compromiso Carbon Neutral’ de la empresa y que explican nuestra confianza en la compañía para el transporte de nuestros productos. El primero de ellos es la medición de la huella de carbono de SEUR, algo muy importante en una empresa en la que el 90% de sus emisiones se derivan del transporte de mercancías. Conscientes de ello se propusieron reducir en un 10% las emisiones de CO2 para 2020, un objetivo que ya superaron con creces en 2016 con un descenso del 16%.

¿Y cómo lo han conseguido? May López nos señala distintas iniciativas entre las que destacan la optimización de las rutas de reparto, el aumento de la efectividad de la entrega y soluciones como Predict o la red de tiendas de conveniencia Pickup. Y, sobre todo, a través de su apuesta por una flota ecológica de furgonetas, coches, bicicletas, triciclos y la figura del andarín, que entregan cada mes 170.000 envíos.

Y junto a todo ello, y como también hacemos en Pingo, han instaurado la política de compensación de las emisiones derivadas del transporte que no se han podido evitar, a través de la cual participan en siete proyectos diferentes relacionados con el desarrollo de energías renovables.

Ser sostenibles medioambientalmente para serlo también económicamente

“Cada día son más las normativas que se están estableciendo a nivel ecológico y medioambiental y aquella empresa que no esté alineada con ellas y las tenga integradas dentro de su estrategia, probablemente deje de ser sostenible no solo desde un punto de vista ambiental, sino también económico”, nos explica May López.

Y no podemos estar más de acuerdo con esta afirmación. Por eso en Pañales Pingo tuvimos claro desde nuestros inicios que nuestra estrategia empresarial tenía que ir en paralelo a nuestra apuesta por un mundo mejor, más limpio, más sostenible. Porque es lo que nosotros queremos, pero también porque es lo que vosotros, nuestros clientes, nos exigís.

Por eso, hoy, nuestros pañales y toallitas, desde la fábrica y hasta la puerta de vuestras casas y negocios, son 100% Carbon Neutral.

10 gestos para una crianza más sostenible

10 gestos para una crianza más sostenible

Según datos de la ONU, para el año 2050 necesitaremos tres planetas para mantener nuestro ritmo de consumo actual. ¡Y solo tenemos uno! Para evitar llegar a un escenario tan catastrófico es necesario que cambiemos nuestros hábitos de consumo. Y como siempre hay que empezar por algo, hoy os ofrecemos 10 gestos para llevar a cabo una crianza más sostenible. Por el bien de nuestros hijos, pero también por el bien del mundo que vamos a dejarles.

1. Como ya explicamos en un post de este blog, la lactancia materna también cuida del medio ambiente, entre otras cosas generando menos desperdicios, ahorrando en envases y evitando la contaminación que genera la distribución de las leches artificiales. Así que si puedes y quieres, apuesta por la lactancia materna.

2. Futuros padres, no os volváis locos comprando artilugios para vuestros hijos, no os creéis necesidades que no existen. Vuestros hijos solo os necesitan a vosotros. Menos siempre es más.

3. Invertid en pañales de tela o en pañales desechables como los nuestros. En Pañales Pingo producimos nuestros productos con un ojo puesto en la salud de vuestros peques. Y el otro en el medio ambiente. Así lo avalan nuestros sellos de calidad.

4. Limpiad el culete de vuestros peques con agua y jabón. Y si lo hacéis con toallitas, apostad por marcas como la nuestra. Toallitas sin perfumes, ni químicos nocivos, y 100% biodegradables.

5. En Navidades y cumpleaños intentad no caer en la vorágine de regalos a la que nos empuja el mundo. Los niños no necesitan decenas de regalos para ser felices.

Según datos de la ONU, para el año 2050 necesitaremos tres planetas para mantener nuestro ritmo de consumo actual. 

6. Alimentad a vuestros hijos con productos frescos, de temporada y de cercanía. De esta forma evitaremos la contaminación que produce la distribución. Y, si además cogemos el hábito de llevar bolsas de tela, también ahorraremos en bolsas y envases de plástico.

7. En jabones y otros productos de cosmética infantil, apostad por marcas ecológicas que en la composición de sus productos solo utilizan materias extraídas de la naturaleza. Un ejemplo de ello es Weleda. Os recordamos que hemos colaborado con ella en la nueva edición de su set Bienvenido bebé

8. Comprad ropa hecha con materiales sostenibles y ecológicos, cuyas marcas no explotan ni a las personas que las fabrican ni al medio ambiente. En la ropa, también, menos es más. Y mucho mejor para todos.

9. Aprendamos a vivir no pensando en lo que no tenemos, sino disfrutando de lo que sí tenemos.

10. Y, sobre todo y ante todo, educad en el ejemplo. Y es que no hay mejor lección de vida para nuestros hijos que la que les ofrecemos siendo ejemplo y cuidando el planeta con nuestras pequeñas acciones diarias.

Ideas para unas vacaciones más sostenibles

Ideas para unas vacaciones más sostenibles

El deseo de un mundo mejor no sirve de mucho si no hacemos nada para conseguirlo. Cuidar del planeta, de sus recursos y de sus habitantes es tarea de todos, y ya no solo porque no tenemos otro planeta al que ir, sino porque éste no nos pertenece.

En este sentido hay muchas acciones que, pese a que pueden parecer poco importantes, realmente son imprescindibles para no seguir destruyendo el planeta. Acciones cotidianas, de nuestro día a día, como reciclar, consumir productos de cercanía y temporada, coger más la bici y el transporte público y menos el coche, reutilizar ropa, comprar objetos de segunda mano… Pero también otras como, por ejemplo, las vacaciones: dónde vamos a ir, qué recursos vamos a utilizar, cómo vamos a actuar…

Debemos ser conscientes de que el turismo tiene repercusiones en el medio ambiente por lo que solo con acciones y actitudes que fomenten la sostenibilidad podremos pasar nuestras vacaciones provocando el menor impacto posible al entorno.

Es por ello que os damos algunas ideas para lograr unas vacaciones más sostenibles:

1. Cuando planifiques tus vacaciones ten en cuenta que tanto el destino como el alojamiento cumplan con criterios de sostenibilidad. En la web de Biosphere Hotels encontramos un mapa y un interesante buscador en el que podemos localizar de manera fácil tanto lugares como hoteles que apuestan por un mundo más sostenible y que están abalados por el sello de calidad que les acredita como tal.

2. Utiliza los recursos del lugar al que viajas con responsabilidad. Tanto si viajas a un entorno natural como si lo haces a un entorno urbano o rural, controla la energía y el agua que consumes. Y no derroches.

3. Minimiza la generación de residuos y continúa reciclando allá donde vayas. Una idea fantástica, por ejemplo, es que si el destino tiene agua potable llevemos nuestra propia botella de metal que podamos rellenar de cara a evitar generar residuos innecesarios.

4. Infórmate bien del lugar que vas a visitar y respeta sus tradiciones y costumbres. Tan importante como el respeto por la naturaleza es el respeto a nivel social y cultural.

5. Evita comprar toneladas de regalos y si vas a adquirir algo de recuerdo intenta que sean productos artesanales, de modo que contribuyas a la economía de los lugares que te acogen y a la diversidad cultural.

6. Caminar y utilizar transporte público o bicicleta si es posible también son recursos estupendos para no aumentar la contaminación.

¿Y tú? ¿Qué más ideas tienes para unas vacaciones más sostenibles?

5 ideas para un consumo sostenible en casa

5 ideas para un consumo sostenible en casa

Hace no tantos años, la necesidad de una mayor preocupación por el medio ambiente aún era algo más “aislado”. Más allá de los primeros signos del deterioro de la capa de ozono y de las campañas contra la caza furtiva de focas, ballenas o elefantes, poco ruido se hacía desde los medios de comunicación.

Hoy en día tenemos más información, también más conciencia. Pese a ello, las previsiones no son nada optimistas: según la Organización Mundial de Naciones Unidas si mantenemos el ritmo y las formas de consumo actual, en 2050 necesitaremos tres planetas como el nuestro para poder satisfacer dicho consumo. Brutal. Y esto teniendo en cuenta, además, el desequilibrio social que el consumo irresponsable produce: explotación laboral, desigualdad, hambre, pobreza.

Por todo ello es tan importante que actuemos cuanto antes y que lo hagamos desde nuestras posibilidades; a través de pequeños gestos que no por pequeños son menos importantes. Cada paso individual es un avance enorme global. Os damos algunas ideas para un consumo más sostenible en casa:

1. Consumir alimentos de temporada y locales. Nuestra alimentación será mucho mejor si la basamos en alimentos frescos, mejor si son de temporada, locales y con mínimo embalaje. Así, además, contribuimos a tejer una economía local verdaderamente sostenible.

2. Optar por la fabricación responsable socialmente. Apostar por empresas que fabrican sus productos cuidando y respetando las condiciones laborales de sus empleados.

3. Planificar nuestros menús semanales para no desperdiciar alimentos. Puede ser una idea fantástica para ahorrar dinero, para comer mejor y, sobre todo, para no desperdiciar alimentos. ¿Sabías que cada año se desperdician en España más de 7 millones de toneladas de alimentos? Ponle fin a esta situación con planificación.

«Si mantenemos el ritmo y las formas de consumo actual en 2050 necesitaremos tres planetas como el nuestro para poder satisfacer dicho consumo»

4. Visitar mercadillos de segunda mano y trueque. Comprar objetos de segunda mano e intercambiar productos con otras personas es una idea fantástica no solo para fomentar un consumo más responsable sino para ahorrarnos mucho dinero. Perfecto si vamos con los peques de forma que les transmitamos otra forma de consumir.

5. Comprar solo lo que necesitemos y no por el mero hecho de tener. Este es el punto más importante. De nada sirve todo lo anterior si antes no nos concienciamos de lo importante que es que compremos solo aquellas cosas que verdaderamente necesitamos, huyendo del “tener por tener”, de la compra compulsiva o del “más vale que sobre que no que falte”.

¿Se os ocurren más ideas para un consumo más sostenible desde casa?