Ni te imaginas las sustancias tóxicas que pueden contener los pañales que pones a tus hijos

El pasado mes de febrero, en su número 523, la revista francesa ‘60 millions de consommateurs’, editada por el Institut National de la Consommation (una especie de OCU a la francesa, que defiende los derechos de los consumidores galos) dedicó su portada a los pañales. También el editorial (“Tolerancia cero con los pañales”) y cinco páginas interiores. ¿Por qué? Porque hicieron un estudio en laboratorio en el que incluyeron a doce conocidas marcas de pañales en Francia (algunas también a la venta en España). ¡Y quedaron escandalizados con las sustancias que encontraron en ellos!

En primer lugar, en el reportaje de ‘60 millions de consommateurs’ se quejan de manera enérgica respecto a las técnicas de marketing de las grandes marcas, que en los anuncios publicitarios afirman sin pestañear que sus pañales son suaves como la seda, cuando entre sus materiales no hay nada que pueda asemejarse a un compuesto natural como la seda. Y en segunda instancia también reniegan de la regulación en materia de pañales, que no nos obliga a los fabricantes a hacer públicos los ingredientes y compuestos de los mismos, como sí ocurre con el resto de productos de cosmética e incluso con las toallitas con las que limpiamos a nuestros bebés.

Los datos del estudio

En el estudio realizado por el Institut National de la Consommation, como decíamos, tomaron muestras de 12 marcas de pañales. Y salvo dos, todas salieron mal paradas. Algunas muy mal paradas. No vamos a dar nombres de marcas, pero en resumen salvo en las dos marcas mencionadas, en todas las demás se encontraron restos de compuestos orgánicos volátiles (COV), que son liposolubles y pueden causar daños tanto a corto como a largo plazo en función del compuesto del que hablemos y de la exposición a la que sea sometida la persona. Entre ellos destacaba la presencia del tolueno, que como todos los demás COV es reconocido por sus propiedades cancerígenas.

Pero no solo se encontraron rastros de COV. También se hallaron en las muestras dioxinas, que según la OMS forman parte de «las diez sustancias químicas que plantean un gran problema de salud pública”. En ese sentido, en el reportaje se preguntan cómo es blanqueada la celulosa de los pañales, ya que recordamos que el blanqueamiento con cloro genera dioxinas que acaban en el medio ambiente y entra en contacto con la piel de nuestros bebés. Por eso en Pañales Pingo blanqueamos nuestros pañales con agua oxigenada, en un procedimiento totalmente libre de cloro.

En los pañales analizados también se encontraron rastros de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), entre ellos un ingrediente habitual de muchos productos cosméticos, el petrolatum. Muchos de estos HAP han sido señalados como contaminantes y desatado cierta preocupación debido a que algunos de ellos han sido identificados como carcinógenos, mutágenos y teratógenos; ¡E incluso de herbicidas! En concreto el glifosato, que la Agencia para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, clasificó en 2015 como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”.

«En los pañales analizados se hallaron muestras de compuestos orgánicos volátiles, dioxinas, hidrocarburos aromáticos policíclicos e incluso de herbicidas»

Las conclusiones

En su totalidad, las muestras de pañales no excedían las cantidades marcadas como límite por las autoridades sanitarias para el uso de estos productos. Sin embargo, para los responsables del Institut National de la Consommation, con los que estamos totalmente de acuerdo, esto no debería ser atenuante, porque esos productos químicos nocivos están en contacto con la piel de bebés que son mucho más susceptibles a sus efectos. “Los pañales de bebés no tienen que contener tóxicos. Y punto. Al diablo con los límites. Para nosotros la tolerancia debe ser cero”, escribe la redactora jefa Sylvie Metzelard.

En el veredicto final, en el mismo sentido, desde la publicación se pide el “fortalecimiento de las regulaciones y la puesta en marcha de controles más estrictos para garantizar la seguridad de los bebés”. Además de incidir en la necesidad de que se conozcan las composiciones de los pañales.

En Pañales Pingo llevamos tiempo reivindicando un estudio similar en España. En Francia la población está ya muy concienciada con la peligrosidad de este tipo de sustancias tóxicas a las que exponemos a los bebés, pero aquí aún falta lograr esa toma de conciencia que quizás un estudio de este tipo sí conseguiría. Nosotros estaríamos encantados de que nuestros pañales fuesen parte de ese estudio porque trabajamos con la tranquilidad de hacer pañales sin tóxicos ni químicos nocivos para la salud de los bebés.

Deja un comentario