¿Cuántos pañales usa un bebé cada día?

Los padres primerizos suelen realizar muchos ajustes de cuentas antes de tener a su primer hijo. El gasto en puericultura es el que, a priori, suponen que será más elevado. También es relativamente sencillo realizar cálculos acerca de lo que invertiremos en la alimentación del niño durante su primer año de vida, en ropa según vaya creciendo, lo que puede costar la escuela infantil. Pero suele haber algunos apartados que pasan desapercibidos, entre ellos el coste de las vacunas no financiadas en España (una cantidad nada despreciable por el número de dosis de refuerzo que se requieren) o los pañales. Este último concepto sí está en la mente de los futuros papás pero ¿cómo se puede saber cuántos pañales usa un bebé cada día? Sobretodo teniendo en cuenta que aún ni siquiera ha nacido. El gasto dependerá de la maduración del niño, del control de esfínteres y en ocasiones, de la propia suerte. Os damos algunos datos para ayudaros con vuestra planificación.

Hasta 12 pañales al día para los recién nacidos

La cifra puede impresionar tremendamente a quienes aún no se han visto en la tesitura de realizar tal cantidad de cambios de pañales al día. Pero sí, un cálculo razonable para recién nacidos y bebés de hasta 6 meses es estimar que pueden gastar entre 6 y 12 pañales, dependiendo de lo optimista que sea nuestro día. La fabricación de pañales ha evolucionado muchísimo, la absorción es impresionante, sobre todo en los modelos de pañales ecológicos desechables de Pingo, que en pruebas en laboratorio han demostrado ser un 25% más absorbentes que la siguiente marca en del mercado. Por eso, la orina no tiene que preocuparnos demasiado. Pero cuando lo que aparezca en el pañal sean deposiciones, el cambio debe ser lo más rápido posible. Además, a veces el destino no estará de nuestro lado y podremos perder pañales extra cuando la naturaleza haga que vuelvan a orinar o defecar en el pañal que acabamos de poner limpio. O peor, que lo hagan durante el propio cambio de pañal, cuando ni siquiera habíamos terminado de completar la operación. ¡Cosas de niños!

Bebés con alimentación complementaria

Con independencia de que los bebés sean alimentados mediante lactancia materna o leche de fórmula, las deposiciones de los primeros meses son siempre muy líquidas, lo que conlleva un número mayor de cambios de pañal para evitar posibles fugas. A partir de los 6 meses, los niños suelen estar preparados para iniciarse con la alimentación complementaria. Un cambio tan tremendo en sus comida traerá aparejado una alteración en el contenido que depositarán en el pañal: las cacas suelen hacerse más compactas, asemejándose cada vez más a las de pequeños adultos. En esta fase, el gasto de pañales disminuye tremendamente, situándose generalmente por debajo de los 6 pañales al día. ¡Un descanso para la economía familiar!

Niños preparados para dejar el pañal

Si respetamos el ritmo evolutivo de cada niño, en torno a los 3 años (unos antes y otros después, no hay que precipitarse) estarán preparados para dejar el pañal de una forma natural y respetuosa. El control de esfínteres es parte del desarrollo madurativo del niño, y por mucho que los padres deseemos adelantar esta fase, sólo lograremos complicar el destierro definitivo del pañal. Muchas familias empiezan a tener prisa por acabar con el uso de los pañales por la exigencia de algunas escuelas. En cualquier caso, incluso si nuestro hijo aún no tiene dominada la identificación de sus ganas de orinar o defecar, a esta edad usarán muchos menos pañales, puesto que el número de veces que orinarán al día, o que harán caca, se habrá reducido drásticamente. Con un máximo de 3 pañales, incluyendo el nocturno, podremos tener suficiente. ¡Ánimo! Cada vez quedará menos para dejar de usarlos definitivamente.

Trucos para no gastar más pañales de los necesarios

En Pingo, estamos muy comprometidos con el medio ambiente, y además de que nuestros pañales son ecológicos, nos gusta que se usen sólo los estrictamente necesario. Para ello, es importante elegir la talla correcta para el bebé: si son demasiado pequeños o quedan demasiado holgados, es más fácil que se produzcan escapes y haya que cambiar un pañal que podría haberse utilizado durante más horas. También hay que colocarlo adecuadamente, recordando pasar un dedo por los elásticos que rodean el interior de las piernas del niño, a fin de que se adapten perfectamente a su cuerpo. Por la noche, la altísima capacidad de absorción de los pañales Pingo, permitirán al bebé descansar sin tener que realizar ningún cambio de pañal. Da igual lo mucho que duerma un niño: con Pingo seguirá perfectamente seco por la mañana. En caso de deposiciones, no hay forma de ahorrar: en cuanto notemos que la caca ha hecho acto de presencia, hay que cambiar el pañal lo antes posible, para evitar el riesgo de irritaciones, de manchar la ropa con el movimiento, etc.

Al pensar en cuántos pañales usa un bebé cada día, si ajustamos los cálculo notamos que durante el primer año un niño puede usar una media de 2.500 pañales. ¿A que impresiona? Esto nos va a llevar a sacar la calculadora y hacer cuentas ¡es inevitable! Una buena opción para ahorrar al máximo es comprar packs grandes de pañales. Ojo, si creemos que nuestro hijo está al borde de cambiar de talla, seleccionemos adecuadamente para no quedarnos con pañales pequeños y sin utilizar en casa. Podréis ahorrar entre un 5-20% adquiriendo pañales y toallitas de bebé en grandes cantidades. ¿Vosotros ya habíais ajustado los números para saber cuánto invertiréis en pañales?

Deja un comentario