¿Por qué es tan delicada la piel de los bebés?

¿Por qué es tan delicada la piel de los bebés?

La piel de los bebés comienza a formarse durante el primer trimestre de gestación y se estima que en la semana 34 de embarazo ya está casi completamente formada. Casi, porque la piel de un bebé recién nacido sigue en formación y, por tanto, presenta diferencias sustanciales respecto a la de un adulto. De ahí esa sensación de suavidad (“tener la piel como un bebé”), fragilidad y delicadeza que transmite a la vista y al tacto. Pero, ¿por qué es tan delicada la piel de un bebé? Según los dermatólogos expertos en la materia existen cuatro causas principales:

Por un lado estaría el estrato córneo, lo que viene a ser la parte externa y visible de la piel, que en los primeros meses/años de vida de un bebé es aún muy fino (un 50% más fino que la de una adulto) y por tanto más permeable a irritaciones e infecciones.

Por otro estaría la producción de melanina, fundamental para la absorción de los rayos UV. Al no tener desarrollada aún la producción de melanocitos, la piel de los bebés es más clara y, por tanto, tiene una menor protección contra el sol.

En tercer lugar encontraríamos la unión entre la dermis y la epidermis, que a estas edades tempranas aún no está afianzada, lo que deriva en una mayor fragilidad de la piel del bebé.

Por último, estaría el todavía incompleto desarrollo del sistema termorregulador de la piel. Por un lado esto incrementa el riesgo de insolaciones. Y, por otro, significa que las glándulas sudoríparas no tienen aún un rendimiento máximo, algo que se manifiesta en las erupciones cutáneas que se producen en la piel del bebé cuando éste suda demasiado.

Consejos para cuidar la delicada piel de los bebés

-Los expertos recomiendan tocar a los bebés con las manos limpias y siempre y cuando no tengamos infecciones contagiosas como herpes.

-No es necesario bañar a los recién nacidos todos los días y, cuando se haga, se recomienda que el tiempo del baño no sea excesivamente largo y que se utilicen jabones neutros, suaves, lo más naturales posibles y sin perfumes.

-La misma recomendación vale para cremas, pañales y toallitas. La recomendación es exponer al bebé al menor número de perfumes, tóxicos e irritantes posibles. Por eso nuestros pañales y toallitas Pingo, sin tóxicos, sin químicos nocivos y sin perfumes, cuidan tan bien la piel de los bebés.

Ojo también a los pañales: los hay muy gruesos y con poca capacidad de absorción, lo que unido al uso de plásticos y químicos nocivos en su composición generan un ambiente de calor y humedad en la zona que puede derivar en irritaciones e infecciones. En eso los Pañales Pingo también juegan con ventaja, ya que tienen una capacidad de absorción total un 25% superior a la del mejor pañal de la competencia, así como una capacidad de aislamiento de la humedad un 40% mayor.

-Por último, para proteger la piel de los bebés de los efectos nocivos del sol la mejor recomendación es no exponerla. Las academias y asociaciones de pediatras recomiendan no poner crema solar a los bebés antes de los seis meses de vida (por la sensibilidad de la piel a los productos químicos que hay en su composición), así que ante todo lo más aconsejable es evitar el sol de forma directa.

Pañales Pingo contra la irritación del pañal

Pañales Pingo contra la irritación del pañal

La irritación provocada por el pañal es un motivo de visita a consulta pediátrica relativamente frecuente que se puede solucionar incrementando los cambios de pañal, limpiando la zona con agua y jabón, en vez de con toallitas, dejando la zona irritada siempre que se pueda al aire, y aplicando cremas hidratantes y protectoras.

Hablamos, por tanto, de un problema que afecta de forma frecuente a la piel de los bebés y que provoca que ésta se se irrite, se enrojezca y escueza. Por regla general se produce con mayor frecuencia cuando los niños empiezan a introducirse en la alimentación complementaria y cambia la composición de sus heces; por el roce que produce el pañal si está demasiado apretado; si tardamos mucho en cambiar el pañal, ya que la humedad es el caldo de cultivo perfecto para la irritación; y también por reacciones alérgicas a los productos utilizados para la higiene de la zona (desde toallitas, hasta pañales, pasando por cremas).

En Pañales Pingo concebimos nuestros productos con la intención de que sean lo más respetuosos posibles con la piel de los bebés. Por ello, con nuestros pañales y toallitas, los padres ponéis a vuestros hijos una barrera contra la irritación provocada por el pañal, contra esas irritaciones tan molestas que, en sus casos más graves, les hacen rabiar por el escozor que sufren con cada cambio de pañal. Y es que no hay mejor solución para la irritación del pañal que la prevención.

Cómo previene Pingo la irritación del pañal

Para empezar, en Pañales Pingo no trabajamos con químicos nocivos, de forma que nuestros pañales están libres de tóxicos, cerrando el paso a uno de los desencadenantes habituales de la irritación, la reacción alérgica a los componentes químicos de pañales y toallitas.

Por otro lado está el diseño de nuestros pañales, adaptado al movimiento de los peques, con fijaciones flexibles que evitan las rozaduras y facilitan la transpiración de la piel. Ya tenemos un segundo causante de la irritación bajo control.

Y en tercer lugar está el procedimiento que utilizamos para blanquear la celulosa de nuestros pañales, con agua oxigenada en vez de con cloro, como es habitual en cualquier otro pañal del mercado. Esta técnica no solo implica una menor contaminación medioambiental, sino que dota a nuestros pañales de una suavidad extra y, sobre todo, les aporta una capacidad de absorción un 25% mayor que el mejor pañal de la competencia. Gracias a ello la zona cubierta por el pañal se mantiene seca durante más tiempo, aislando a la piel del bebé de la humedad y evitando, por tanto, la aparición de irritaciones.

Nuestros clientes siempre destacan de nuestros pañales su suavidad, su capacidad de absorción y la ausencia de irritaciones en la piel de sus bebés. Y es que en esto, como en todo, más vale prevenir que curar.

Pañales Pingo: pañales que ponen solución a problemas de la piel

Pañales Pingo: pañales que ponen solución a problemas de la piel

Desde nuestra fundación en 2010 en Pañales Pingo teníamos un objetivo claro: hacer el mejor pañal para la piel de los niños, pero también el mejor pañal deshechable para el medio ambiente. Para ello trabajamos con las mejores materias primas, lo hacemos sin químicos tóxicos, y en nuestro proceso de fabricación introducimos las últimas novedades técnicas para que la fabricación tenga el menor impacto posible en la naturaleza. Prueba de esta vocación son nuestros sellos de calidad: FSC, MyClimate y Naturmade Star.

Pero, como decíamos, además de cuidar el entorno, nosotros queríamos tener el mejor pañal para la piel de los bebés. Y estamos seguros de que lo tenemos. Así lo avala que nos hayan reconocido como mejor producto ecológico para bebés 2017 en Francia. Y así lo avala el sello Dermatest Excellence, que ratifica la calidad de nuestro producto para las pieles de los más pequeños de la casa. Hay cosas, sin embargo, que no tienen sellos que las avalen, pero que demuestran que cumplimos a rajatabla nuestro compromiso fundacional. Sirvan como ejemplo estos cuatro problemas (algunos más habituales que otros) que se solucionan en los bebés gracias al uso de nuestros pañales:

Irritación: Es habitual ver a niños y niñas con sus partes íntimas irritadas y enrojecidas debido a la tardanza puntual en cambiarles de pañal o a la mala calidad de éstos. La textura suave de los Pañales Pingo, conseguida gracias al blanqueamiento de la celulosa con agua oxigenada, unida a la mayor capacidad de absorción (hasta un 25% más que el mejor pañal de la competencia), hace que con nuestros pañales, para alegría de los bebés y despreocupación de los padres, las irritaciones desaparezcan y pasen a ser cosa del pasado.

Pieles sensibles: La piel sensible, más habitual en los bebés, tiende al enrojecimiento y la irritación, provocando con ello malestar y picor. Un pañal como el nuestro, sin químicos nocivos, favorece el bienestar de las pieles sensibles, previniendo enrojecimientos, irritaciones y picores no deseados.

Pieles atópicas: La dermatitis atópica afecta a entre el 2 y el 5% de los adultos, aunque su cifra se dispara a entre el 10 y el 20% en el caso de los niños. Hablamos de un trastorno crónico y que puede llegar a prolongarse mucho en el tiempo, cuyas características principales son la piel seca, descamada e irritable. La piel atópica suele sufrir brotes en los que estas características se acentúan. Gracias a la fórmula de pañales Pingo nuestros pañales son ideales para los niños con piel atópica, porque la protegen de esos brotes tan característicos.

Sensibilidad Química Múltiple: Se trata de una enfermedad que conlleva que quienes la padecen tengan que vivir en una “burbuja”, ya que cualquier contacto con químicos que hay en el ámbiente provoca reacciones en su organismo que pueden ser letales. Se desconoce la causa de esta enfermedad y su único “tratamiento” pasa por la evitación. Pañales Pingo, gracias a su fórmula sin químicos nocivos, son los únicos pañales que pueden usar tanto los bebés como los progenitores afectados por esta enfermedad.

«Tenemo un objetivo claro: hacer el mejor pañal para la piel de los niños, pero también el mejor pañal deshechable para el medio ambiente»

Por qué usar toallitas sin perfume

Por qué usar toallitas sin perfume

Vamos a empezar este post cambiando la pregunta. ¿Por qué perfumar el culito de los bebés? ¿Hacemos lo propio con el nuestro? ¿Nos perfumamos los adultos el culo cada vez que hacemos nuestras necesidades? La respuesta es un NO rotundo. Sin embargo, sí que lo hacemos con nuestros hijos. ¿Por qué? Bueno, parece obvio que el marketing también entra por el olfato y a los padres nos resulta mucho más agradable cambiar cacas si lo hacemos con una toallita que desprende un agradable perfume. La duda es si nos preguntamos de dónde viene ese perfume y que químicos se han utilizado para su elaboración. Químicos que, no olvidemos, ponemos en contacto con la piel de nuestros bebés.

Vaya por delante que lo mejor para limpiar a nuestros hijos, en todo caso, es usar agua y jabón. Pero como eso no siempre es posible y a veces, tanto en casa como especialmente cuando estamos fuera, necesitamos una solución urgente, las toallitas nos prestan a las mil maravillas ese servicio. ¿O no es verdad?

Mejor toallitas sin perfume

¿Por qué? Pues en primer lugar porque un perfume es algo que deberías evitar echar en la frágil piel de un bebé, en gran medida porque bajo el concepto fragancia o perfume no se obliga a las marcas a especificar cuáles han sido los químicos usados para su elaboración. Y sabemos que en muchos casos, por motivo de abaratamiento de costes, se utilizan sustancias que perfuman mucho, pero que son peligrosas para la salud.

Solo tenéis que coger unas toallitas perfumadas de cualquier marca y mirar en su composición. ¿Os suena la palabra parabenos? Algunos de estos productos, como especifica la OCU, están bajo sospecha por su capacidad para romper el equilibrio hormonal. Es más, algunos de ellos están prohibidos por la Unión Europea desde 2014. Aunque hoy les persigue su mala fama, aún es habitual encontrarlos en productos cosméticos, entre ellos las toallitas, por su función como conservantes. En algunos casos han sido sustituidos por el phenoxyethanol, que debido a sus propiedades alergénicas e irritantes en la Unión Europea solo se admite su uso como conservante en formulaciones cosméticas si la concentración no supera el 1%. Y podríamos seguir citando sustancias, muchas de ellas presentes en toallitas de forma habitual, como los ftalatos (considerados carcinogénicos), que están prohibidos expresamente en juguetes que puedan meterse en la boca; los emulsionantes PEG, también en el punto de mira por sus efectos sobre la salud a corto y largo plazo; o el bisfenol, un reconocido perturbador endocrino.

Mejor toallitas Pingo

Como decimos, no hay nada mejor que limpiar el culito de vuestros bebés con algo tan básico como agua y jabón, pero si no es posible, usad toallitas Pingo. ¿Por qué? Pues porque en la fabricación de las mismas no utilizamos parabenos, ni perfumes, ni colorantes, ni emulsionantes PEG, ni phenoxyethanol (que retiramos de nuestros productos en nuestra última formulación, también por el daño que hace al medio ambiente su producción). En cambio utilizamos productos naturales que sí respetan la piel, como el aloe vera, la camomila y el coco-glucoside, un jabón suave fabricado con frutas.

Y luego porque como es habitual en Pingo, queremos proteger el medio ambiente. Por eso nuestras toallitas están hechas a partir de celulosa certificada FSC, con un PH neutro para una mejor hidratación, y vienen en un embalaje de plástico totalmente reciclable. Ah, y las toallitas son 100% biodegradables.

Cuidamos la piel de tu hijo a la vez que cuidamos del medio ambiente.

Quizás también te interese: