“Educar a nuestros hijos a cuidar del medio ambiente es la mejor forma de hacer un mundo mejor”

Educar a nuestros hijos a cuidar del medio ambiente es la mejor forma de hacer un mundo mejor

Judith Contreras es la mamá que se esconde tras la cuenta de Instagram @mama_primera_en_apuros, desde en la que apenas poco más de un año ha conquistado a casi 17.000 seguidores que siguen su día a día y sus vivencias como madre novata. Dice que abrió el perfil cuando al quedarse embarazada se dio cuenta de que apenas sabía nada sobre bebés. Se sintió en apuros, claro. Con su naturalidad, simpatía y optimismo también nos ha conquistado a nosotros, que estamos muy orgullosos de que haya elegido nuestros pañales y toallitas para cuidar la piel de su hija Arya, que quién sabe si algún día será la legítima heredera del trono de hierro. Continuar leyendo «“Educar a nuestros hijos a cuidar del medio ambiente es la mejor forma de hacer un mundo mejor”»

@Littlemiss_bcn: “Lo más interesante en las redes sociales es ser natural y mostrarte tal como eres”

@Littlemiss_bcn: “Lo más interesante en las redes sociales es ser natural y mostrarte tal como eres”

Inquieta y aficionada a las manualidades y el diseño, Danae, la mujer que se esconde tras la cuenta de Instagram @littlemiss_bcn, ha estrenado bimaternidad en este 2017 que toca a su fin. Charlamos con ella sobre la experiencia, sobre su faceta emprendedora y sobre una crianza más sostenible.

Has sido madre por segunda vez hace apenas unos mesecillos. ¿Cómo está siendo la bimaternidad?

Pues la verdad es que me lo esperaba más complicado de lo que es. La pequeña , Nina, es muy buena y tranquila así que lo más difícil es poder estar con Illa mientras tengo a la bebé en brazos. Pero por suerte casi siempre tengo ayuda cuando estoy con las dos y mientras estemos en casa está más o menos controlado. Salir a la calle ya es otro tema…

De lo que tu peque no se ha librado es del síndrome de la hermana menor, con un par de ingresos por bronquiolitis. ¿Cómo has vivido esos momentos?

Ha sido muy duro tener a la pequeña ingresada, no sólo sufrir por su salud sino también el hecho de no poder estar con la mayor que no sabía muy bien lo que pasaba, ya que Illa todavía no entendía muy bien todo lo que estaba viviendo: una hermana nueva, sus papás que se van a dormir al hospital…

Los ingresos y otras muchas situaciones de tu día a día las hemos seguido a través de tu cuenta de Instagram, donde cuentas con casi 20.000 seguidores. ¿Hay algún secreto para triunfar de esta manera en IG?

Yo creo que lo más interesante en las redes sociales es ser natural y mostrarte tal como eres, y empatizar con tus seguidores. Al fin y al cabo todas somos madres y tenemos que apoyarnos unas a otras, de esto se trata, ¿no?

¿Y cómo se siente una teniendo a toda esa tribu siguiendo sus pasos en cada foto?

La verdad es que no soy del todo consciente de ello, para mí es como publicar una foto para enseñar a mi grupo de amigas aunque ese grupo de amigas es bastante grande.

Tu nombre de usuaria en IG viene de la tienda online de portabebés y fulares diseñados y creados por ti misma. ¿De dónde te viene esa afición por la costura y las manualidades?

Siempre he sido aficionada a las manualidades y el diseño. Estudié diseño de interiores y me gusta todo lo que sea creativo y entretenido. ¡No sé estarme quieta!

¿Tuvo mucho que ver tu maternidad en el desarrollo de la tienda? Muchas madres dicen que la maternidad les desarrolló su lado emprendedor…

Yo emprendí mucho antes de ser madre pero la maternidad me hizo cambiar de sector. Antes tenía una empresa de decoración de bodas y cuando fui madre decidí hacer algo nuevo relacionado con esta nueva etapa. De ahí surgió la idea de diseñar y hacer portabebés.

Las telas que usas para tus creaciones tienen el certificado Oeko-Tex®, que garantiza que están libres de numerosas sustancias químicas nocivas para la salud de los bebés. En eso compartes principios con nuestros pañales. ¿Qué fue lo que te gustó de ellos?

Así es, me ha costado mucho encontrar un fabricante que hiciera las telas que buscaba para mis bandoleras y la verdad es que me puse muy contenta al encontrar unas que tuvieran este certificado y que además se adaptaran a mis gustos y a los de mis clientes. Los pañales Pingo me han gustado mucho porque además de ser ecológicos, tienen una textura muy finita que se nota con solo tocarlos para cuidar bien de la piel de mi bebé.

¿Crees que desde la crianza podemos fomentar también un consumo y unos hábitos de vida más responsables?

Por supuesto en la crianza es donde empieza todo, es difícil explicárselo a niños tan pequeños pero si les vamos insistiendo al cabo de los años irán cogiendo consciencia de manera natural.

*La foto que acompaña a este post es de Victoria Peñafiel.

Lucía T.R.: “Un pañal que respeta la piel de nuestros hijos y también la salud de nuestro planeta no es caro, es una inversión de futuro”

Lucía T.R.: “Un pañal que respeta la piel de nuestros hijos y también la salud de nuestro planeta no es caro, es una inversión de futuro”

Lucía es la creadora y redactora del blog Planeando ser padres, una bitácora que gracias a su cercanía y su sentido del humor se ha convertido en referencia en la blogosfera maternal. Tanto es así que ha conseguido monetizarlo y convertirse en blogger full time. Como ella misma dice, “sin salir de casa, criando a mis hijos ¡y llevándomelos casi a todas partes conmigo cuando tengo compromisos fuera! Sorprendente del todo”.

Eres mamá y blogger full time. Si te llegan a decir, antes de abrir Planeando ser padres, que ibas a poder “vivir” del blog, ¿cuál hubiese sido tu reacción?

¡Jajaja! Creo que hubiera preguntado lo mismo que me preguntó a mí mi padre: “Pero ¿eso da dinero?”. A día de hoy me sigue pareciendo increíble poder tener un espacio personal y monetizado, que me permite obtener ingresos y que supone un aporte importante para mi familia. Sin salir de casa, criando a mis hijos ¡y llevándomelos casi a todas partes conmigo cuando tengo compromisos fuera! Sorprendente del todo.

Por cierto, ¿cómo surgió el blog?

Estábamos este hombre y yo planeando ser padres cuando tras 3 meses de búsqueda de nuestro primer bebé ya le tenía la cabeza loca por mis lecturas sobre el embarazo, la maternidad, la crianza… Como él no quería saber nada del tema, y yo tenía la necesidad de compartir esos millones de datos que estaban entrando en mi entendimiento, me senté una tarde y abrí el blog. Fue secreto hasta que me quedé embarazada y se lo confesé, primero a él y 3 meses después al resto de la familia. Pero la idea inicial es que fuera un diario secreto que quedara para nosotros. Porque además, le puse este nombre pensando que él me escribiría muchos posts dando su visión masculina de la paternidad. Está visto que no tenía ni idea de cómo acabaría la película.

Semana tras semana tu blog se cuela entre los más leídos de la blogosfera. ¿Cuál es el secreto del éxito de Planeando ser padres?

¡No lo sé! Yo empecé sin tener ni idea de SEO, ni de nada relacionado con el posicionamiento en buscadores, ni gestión de redes sociales, ni de la existencia de los patrocinios y colaboraciones con marcas. Así es que escribía como periodista normal. Tratando de ser algo aséptica en mis primeros posts, hasta que me di cuenta de que la maternidad se merecía una implicación emocional mayor y empecé a escribir tal cual hablo (que es algo que le sorprende mucho a la gente cuando me conoce en persona y descubre que uso el mismo vocabulario que aparece en mis posts). Supongo que el hecho de redactar como si entablara una conversación y explicando puntos de vistas personales, es lo que enganchó a la gente en el inicio.

Tras el terremoto de la bichilla llegó a principios de año Churumbelito. ¿Es más fácil la bimaternidad o, como dicen, uno más uno no son dos?

¡Tengo un post pendiente sobre esto! Yo soy del bando de las que piensan que la bimaternidad es más fácil. Ya me lo decía mi madre: “Tienes que tener al segundo cerca, que luego se entretienen solos y te quitan trabajo”. Aún así, ese cerca no fue todo lo corto que hubiéramos querido, pero con el terremoto de mi bichilla en casa ¡cualquiera se traía a un bebé al que atender! Se llevan 3 años y no sé si es que de verdad la experiencia de no ser primerizos nos facilita la crianza del segundo, o es que hemos desarrollado poderes especiales, o un hijo mayor te quita faena respecto a los siguientes. Es una situación menos estresante de lo que me había imaginado.

¿Qué ha cambiado de la Lucía que parió a Bichilla a la que en enero paría a Churumbelito? ¿Hay un antes y un después de la maternidad?

No sabría decirte. Siempre he sido muy desahogada y muy relajada para casi todos los temas de la vida corriente. Creo que en esencia, sigo siendo la misma, aunque he aprendido a relativizar más y a pasar mucho de conflictos, para los que ya no me queda tiempo. Eso sí ¡esta Lucía ahora tiene más sueño que antes! Pero pocos cambios creo que he sufrido.

“Con la maternidad he aprendido a relativizar más y a pasar mucho de conflictos”

Lo que también han cambiado han sido los pañales 🙂 Con Churumbelito has empezado a utilizar Pingo. ¿Qué es lo que más te gusta de nuestros pañales?

¡Todo! Han sido uno de los mayores descubrimientos de esta segunda maternidad. Sinceramente, mi bichilla se crió a base de pañales de marca blanca del supermercado, porque eran los más baratos y nunca nos dieron problemas. Pero con mi churumbelito nos mudamos de casa, el supermercado de esos pañales nos queda muy a desmano, y bicheando por internet conocí una tienda online (Nappy) donde podía comprar pañales de buenas marcas a un precio similar a los normalitos del supermercado. Y no lo dudé. Desde que nació el segundo no he comprado ni un solo pañal que no haya venido de internet. Y así aparecieron los Pingo. Una marca desconocida para mí, que como madre de a pie tenía metido entre ceja y ceja que los mejores pañales eran exclusivamente los de una marca que todos ponemos en un pedestal. Y entonces, abrí mi primer paquete de Pingo y no me lo podía creer: la suavidad del material, lo blancos que son pese a no usar blanqueantes químicos, lo grandotes (mi churumbelito es un bicho bola que lleva en la talla 4 de pañales desde los 6 meses) respecto a la misma talla de otras marcas. ¡No tienen un defecto! También somos fans de sus toallitas, que no tienen fragancias apestosas.

«Los pañales y las toallitas Pingo han sido uno de los mayores descubrimientos de esta segunda maternidad»

Has dado (y sigues dando) el pecho a tus hijos. ¿Crees que con la lactancia, así como con nuestras decisiones de compra (ya sea de pañales, ropa, alimentación), podemos hacer a través de la crianza un mundo más sostenible?

¡Sí se puede! El problema es que a veces no pensamos en las cosas a largo plazo y sólo tenemos en cuenta la inversión en el presente. Hay quien piensa que dar el pecho más allá de los 6 meses es un engorro, que no beneficia en nada al niño y que encima complica la vida de la madre. Y respecto a los pañales ¡cuanto más baratos mejor! Solo quienes tienen bebés con problemas de piel indagan más allá de las marcas comerciales de toda la vida y creo que es un ejercicio que deberíamos hacer todos. Un pañal un poco más costoso pero con una calidad excelente, que va a respetar mucho más la piel de nuestros hijos y también la salud de nuestro planeta ¡no es caro! Es una inversión de futuro para todos. Pero en este aspecto existen muchos tópicos que hay que trabajar para cambiar.

Annabel Verneda: Con Pañales Pingo tengo la sensación de estar envolviendo a mi bebé en una capa de suavidad

Annabel Verneda: Con Pañales Pingo tengo la sensación de estar envolviendo a mi bebé en una capa de suavidad

El blog La nave del bebé, de Annabel Verneda, está a punto de cumplir cinco años. Los mismos que tiene su hija mayor. Hace unos meses fue madre por segunda vez, y parece que el nuevo bebé, además de cerrar cicatrices de su primer parto, también viene con un blog bajo el brazo. Y con Pañales Pingo, por supuesto. 

Recientemente llegó la bimaternidad a tu vida. ¿Cómo ha sido el paso de tres a cuatro?

Ha sido mejor de lo que habría podido soñar. Son muchas las madres que tenemos cicatrices de nuestros primeros partos, cosas que luego hemos aprendido y que nos hubiera gustado que fueran diferentes, desde problemas de violencia obstétrica, a complicaciones con la lactancia o miedos en esas primeras semanas de crianza tan duras cuando te dan a tu primer bebé y os veis en casa “solos ante el peligro”.
Para mi este paso de tres a cuatro ha sido en parte liberador, primero porque era un embarazo que llevábamos buscando años (¡Estábamos a las puertas de empezar con el tratamiento de FIV en el siguiente ciclo cuando me quedé embarazada de forma natural!); tuve el parto respetado y precioso que había imaginado, el inicio de la lactancia fue muy fácil, sin dolor, con amor y conocimiento; mi pareja ha podido estar más de un mes con nosotras gracias a la ampliación (aún extremadamente corta) del permiso de paternidad y las vacaciones de verano, así que con este inicio tan idílico solo podían pasar cosas bonitas. Además, mi mayor es tan o más feliz que nosotros, con casi cinco años es plenamente consciente de lo que implica un bebé en la familia, y que ya sea autónoma en muchas cosas ayuda a coordinar las rutinas familiares.

A ello hay que sumar un perro y cuatro hamsters. ¿Queda espacio para alguien más en casa?

(Risas) ¡No te voy negar que estamos algo apretados! El perro ha sido nuestro primer bebé en la familia, es el hermano mayor, y sin duda la relación que mi hija tiene con los animales, de respeto, cuidado y sobretodo de educación ha sido gracias a él.

“Somos muchas las madres que tenemos cicatrices de nuestros primeros partos, cosas que luego hemos aprendido y que nos hubiera gustado que fueran diferentes”

Cuéntanos, para el que todavía no te conozca, ¿quién es Annabel Verneda y qué se esconde tras su blog La nave del bebé?

En la nave del bebé se esconde un poco de todo, es en parte el viaje que ha sido la maternidad para mí, lo marciana que me sentía al principio en este mundo de tetas, pañales y colecho. Creo que muchas mamás blogueras hemos sido lectoras de blogs antes, sobre todo durante el embarazo, y cuando vemos la oportunidad de estar nosotras al otro lado es mucho más fácil hacerlo y compartir de la misma manera que nos ha gustado (o que nos sigue gustando) que otras mamás y papás compartan cosas con nosotras.
Por mi parte además de la baja de maternidad me pasé un año de excedencia con la peque, me vi con mucho tiempo libre, con ella dormida encima mío o al pecho, quería aprovechar ese tiempo con algo productivo y la comunicación, las redes sociales y el mundo del blog siempre me han llamado ¡era mi momento perfecto! La nave ha ido evolucionando conmigo y ahora son muchos más proyectos –y otros que han caído por el camino- pero siempre con mucha ilusión y ganas de que las ideas y las emociones vuelen y salgan al mundo.

Arrancaste el blog al poco de dar a luz a tu primera hija, así que estás a puntito de cumplir 5 años. ¿Engancha mucho la blogoesfera maternal?

¡Engancha mucho! Mira, llevo casi 20 años en esto de las comunidades virtuales, he entrado y salido de muchos sectores, de algunos aún conservo buenas amistades, pero sin duda la blogosfera maternal tiene un punto único, de apoyo, de camaradería, y de llegar cuando más la necesitas, que es ese momento en el que todo se revuelve, las hormonas están a tope y necesitas más apoyo y comprensión que nunca. Mi blog nació con Valeria, mi primera hija y ahora con Elora está a punto de nacer también el segundo.

¿Qué es lo mejor que te ha deparado el blog?

Creo que la respuesta que daríamos instintivamente muchas madres blogueras a esta pregunta es la misma: La gente que he conocido. Y ya no solo amigas que he hecho yo. En estos 5 años de asistir a eventos he visto como mi hija ha ido creciendo y conociendo a otras niñas y niños con los que ahora se lleva de maravilla y se abrazan, juegan y disfrutan cuando se reencuentran. Además de todas las oportunidades que me ha dado el blog, desde viajes, actividades, talleres… experiencias que probablemente de otra manera mi hija no habría vivido. Con tu segunda hija has empezado a utilizar nuestros pañales.

“Llevo casi 20 años en esto de las comunidades virtuales, he entrado y salido de muchos sectores, de algunos aún conservo buenas amistades, pero sin duda la blogosfera maternal tiene un punto único, de apoyo, de camaradería, y de llegar cuando más la necesitas!”

¿Cómo conociste Pingo?

¡Gracias a un blog! El de mi querída Luli de Planeando ser Padres. Después de leerle a ella compré un paquete de la talla más pequeña para llevar al hospital y aluciné cuando los toqué y comparé con otras marcas. De ahí también mis ganas de darlos a conocer a otras mamás haciendo una comparación de pañales. La gente que los ha probado nota la diferencia.

¿Qué es lo que más te ha gustado de ellos?

Además de sentirme bien comprando un producto ecológico que no solo está siendo beneficioso para mi hija, también para el planeta, lo que más tengo que destacar de ellos es su tacto y la absorción. No tengo que usar cremas, no hay irritaciones y la sensación de estar envolviendo a mi bebé en una capa de suavidad que se adapta a su cuerpo no la tengo con ninguna otra marca de pañales. De verdad, animaría a todas las madres a que los compraran una vez, son productos que hablan por ellos mismos una vez los tienes en las manos.

Eres “madre de teta” como te defines en el blog. ¿Crees que con la lactancia, así como con nuestras decisiones de compra (ya sea de pañales, ropa, alimentación), podemos hacer a través de la crianza un mundo más sostenible?

Ya nos decía el “Capità Enciam” en la tele autonómica catalana de los 90 que “los pequeños cambios son poderosos”. Todos los envases que nos ahorremos, los químicos, la basura que logremos reducir, el consumo de productos sostenibles que hagamos, el reciclaje, la compra de segunda mano… Cuando tienes un bebé te das cuenta de la cantidad de basura que genera y la de productos que deja de usar en pocos meses ¡y no hablemos de los juguetes más adelante! Así que cada pequeña acción que hagamos es importante. Con mi mayor usamos pañales de tela combinados con pañales normales, y ahora los he recuperado, lavado y los tengo listos para darles una segunda vida, pero claro, no siempre puedes (o no siempre te apetece) usarlos. Así que tener una alternativa como Pingo me parece una muy buena opción.

MySalus: “Tenemos que educar a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo”

MySalus: “Tenemos que educar a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo”

MySalus son la pediatra Ximena Carzolio y la enfermera Raquel Herraiz, pero también todas las profesionales que forman parte de un equipo multidisciplinar con un objetivo en común: ayudar a las madres a disfrutar de su maternidad. ¿Cómo? Asesorándoles y ofreciéndoles información en los primeros días tras el parto, seguramente uno de los momentos más importantes tras el nacimiento del bebé. Charlamos con ellas para conocer un poco más su proyecto y su apuesta por hacer del nuestro un mundo mejor. A las madres que recurren a sus servicios siempre les ofrecen Pañales Pingo y eso ya dice mucho de ellas, ¿verdad?

¿Cómo surge MySalus?

Surge de la experiencia vital como madres y profesionales, en este caso cómo pediatra y enfermera de pediatría respectivamente. Sobre todo a raíz de experimentar con nuestra maternidad y observar en otras madres el gran vacío asistencial de ayuda y apoyo con el que nos enfrentamos al llegar a casa con nuestro bebé.

Vuestros servicios están enfocados a mujeres que acaban de ser madres. ¿Es uno de los momentos vitales en que más ayuda se necesita?

Efectivamente, tras el cansancio arrastrado de los últimos meses de embarazo y el agotamiento físico y emocional tras el parto, se suman las múltiples dudas por el cuidado del bebé y la falta de sueño. Por ello tras la vuelta a casa es dónde más apoyo y ayuda necesitan las mamás.

¿Cuáles suelen ser las dudas más frecuentes de las madres recientes y primerizas?

Principalmente los cuidados básicos del bebé: cómo curar el cordón, cómo deben cortarle las uñitas, qué deben hacer para calmarlo… También muchas dudas sobre alimentación, tanto en lo referente a lactancia materna como artificial.

¿Cómo se siente una cuando ve que aporta a una madre la tranquilidad y la confianza que precisaba?

Es indescriptible la sensación, es el motor que nos impulsa a continuar y mejorar cada día más. Ver los rostros de las mamás cuando están desesperadas y llegas a su casa para ayudarlas y despejar sus dudas, las palabras de cariño y gratitud se repiten día a día en cada domicilio al que acudimos. Es lo mejor de nuestro trabajo, sin duda.

Cuando llegan nuestros hijos (y vosotras dos sois madres) deseamos más que nunca un mundo mejor porque parece que nos concienciamos más que nunca del mundo en el que vivimos. ¿Cómo intentáis cambiar el mundo desde vuestro proyecto emprendedor?

Creemos que aportamos una ayuda esencial cuando la madre más lo necesita. Una madre segura, confiada y tranquila tiene capacidad para cuidar y criar a sus bebés mejor que otra que no lo está. Por este motivo aportamos a la sociedad la contención y apoyo necesarios en un momento vital de la vida.

«Una madre segura, confiada y tranquila tiene capacidad para cuidar y criar a sus bebés mejor que otra que no lo está»

En ese sentido con vuestros clientes usáis nuestros pañales ecológicos: ¿Por qué os decidisteis por Pañales Pingo?

Los conocimos de forma casual en una feria de puericultura y decidimos probarlos. Nos convenció tanto la experiencia de uso que no dudamos en elegirlos para el cuidado de nuestros bebés. Además estamos ayudando al medio ambiente, por lo que son la mejor elección sin duda. Desde entonces los recomendamos y ayudamos activamente a su difusión para que lleguen a muchos más padres conscientes y consecuentes con un mundo más ecológico y sostenible.

También ayudáis con vuestros servicios a establecer la lactancia materna, que es en sí misma un recurso estupendo para cuidar el medio ambiente… ¿No creéis?

Por su puesto, la lactancia materna es el mejor recurso que tienen las mamás para alimentar a sus bebés, pero en ocasiones instaurarla no es sencillo y el asesoramiento profesional es básico para conseguirlo. Además, nada mejor que la leche producida por la madre tanto para la salud del bebé cómo para el ahorro económico, así como por el daño ambiental que supone la fabricación de la leche artificial y la posterior degradación de los componentes de la misma.

Y, a parte de con los pañales y la lactancia, ¿de qué otras formas pensáis que podemos llevar a cabo como padres una crianza más respetuosa con el entorno a nivel ecológico?

Educando a nuestros hijos desde la responsabilidad, no desde el consumo. Enseñándoles el valor de la naturaleza, los recursos que ofrece para disfrutar de ella en familia y con amigos. Respetando el entorno cada vez que la visitamos sin dejar ningún rastro de nuestro paso por ella. Limitar el uso de envases, embotellados y buscar alternativas con productos ecológicos que en la mayor parte de las ocasiones la hay, como en este caso con los pañales Pingo.

«La lactancia materna es el mejor recurso que tienen las mamás para alimentar a sus bebés, pero en ocasiones instaurarla no es sencillo y el asesoramiento profesional es básico para conseguirlo»

Y, por último, como expertas, no os podemos dejar de pedir que nos deis unos pequeños consejos para padres primerizos…

El principal consejo sin duda es PACIENCIA, entender que tener un hijo es un aprendizaje para todos los miembros de la familia, incluso para el bebé. No exigirse demasiado y no hacer caso a todas las opiniones que nos llegan sobre cómo debemos cuidar del recién nacido.